AP NEWS
Related topics

Manifestantes posponen sesión parlamentaria en Líbano

November 19, 2019 GMT
Manifestantes antigubernamentales se enfrentan a policías antimotines en una calle que lleva al parlamento libanés, en el centro de Beirut, Líbano, el 19 de noviembre de 2019. (AP Foto/Hassan Ammar)
Manifestantes antigubernamentales se enfrentan a policías antimotines en una calle que lleva al parlamento libanés, en el centro de Beirut, Líbano, el 19 de noviembre de 2019. (AP Foto/Hassan Ammar)

BEIRUT (AP) — Miles de manifestantes que protestaban contra la élite política libanesa bloquearon calles del centro de Beirut el martes, evitando que los legisladores llegaran al parlamento y forzando la demora de una sesión legislativa.

La sesión estaba programada aunque el país sigue sin tener gobierno tras la renuncia del primer ministro luego de unas movilizaciones sin precedentes que paralizan el país desde mediados de octubre.

Los manifestantes se enfrentaron a policías antimotines mientras bloqueaban las calles que llevan al parlamento, en el centro de la capital.

Cuando un legislador se dirigió al edificio y, al no poder llegar, dio la vuelta, sus guardaespaldas dispararon al aire para abrirle paso. Nadie resultó herido.

Los inconformes cuestionan la constitucionalidad de una sesión parlamentaria en ausencia de un gobierno. Una sesión prevista para el martes pasado fue pospuesta también por las protestas.

El exprimer ministro Saad Hariri renunció con su gobierno el 29 de octubre en respuesta a las protestas, que surgieron luego de una propuesta de alza de impuestos pero derivaron en llamados a la dimisión del gobierno y la clase política que gobernó el pasó desde el final de la guerra civil (1975-1990).

El estancamiento político coincide con su peor crisis económica y financiera en décadas. La nación, que sufre una corrupción generalizada, tiene una de las mayores deudas del mundo, de 86.000 millones de dólares, el equivalente al 150% de su Producto Interno Bruto.

Por otra parte, los bancos libaneses reabrieron sus puertas el martes tras una semana de huelga de sus empleados.