ADVERTISEMENT
Related topics

    México cierra mina de grava a la que había presionado

    May 6, 2022 GMT
    El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador participa en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo guatemalteco Alejandro Giammattei, el 5 de mayo de 2022, en el Palacio Nacional de Ciudad de Guatemala. (AP Foto/Moisés Castillo)
    El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador participa en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo guatemalteco Alejandro Giammattei, el 5 de mayo de 2022, en el Palacio Nacional de Ciudad de Guatemala. (AP Foto/Moisés Castillo)
    El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador participa en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo guatemalteco Alejandro Giammattei, el 5 de mayo de 2022, en el Palacio Nacional de Ciudad de Guatemala. (AP Foto/Moisés Castillo)
    El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador participa en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo guatemalteco Alejandro Giammattei, el 5 de mayo de 2022, en el Palacio Nacional de Ciudad de Guatemala. (AP Foto/Moisés Castillo)
    El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador participa en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo guatemalteco Alejandro Giammattei, el 5 de mayo de 2022, en el Palacio Nacional de Ciudad de Guatemala. (AP Foto/Moisés Castillo)

    CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El gobierno mexicano informó el viernes que ha cerrado una mina de piedra caliza propiedad de una empresa estadounidense, una medida que probablemente intensifique una disputa comercial que ya tiene con la firma.

    La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales señaló que clausuró la mina propiedad de Vulcan Materials cerca de Playa del Carmen, en la costa caribeña. Parte de la extracción ha sido bajo el nivel freático, y la secretaría señaló que pone en riesgo la calidad del agua y las condiciones del subsuelo.

    Pero el momento elegido para tomar la medida generó interrogantes: Vulcan ha estado operando la mina durante unas tres décadas, y el presidente Andrés Manuel López Obrador amenazó recientemente a la empresa.

    López Obrador quiere que la mina llena de agua sea convertida en un parque temático para competir con el cercano parque Xcaret. También quiere que Vulcan construya un muelle para cruceros en una terminal de carga que opera en la costa. Ha presionado al conglomerado con sede en Alabama para que le venda la propiedad al gobierno o abra el parque acuático.

    ADVERTISEMENT

    Vulcan emitió un comunicado el jueves en el que señaló que “cree firmemente que esta acción del gobierno mexicano es ilegal”.

    “La empresa cuenta con los permisos necesarios para operar y tiene la intención de seguir resueltamente todos los caminos legales disponibles a su alcance para proteger sus derechos y reanudar las operaciones normales”, manifestó.

    La propiedad de la compañía incluye varios sitios adyacentes; algunos de ellos ya han sido explotados, otros no. A finales de 2018 la empresa solicitó un panel de arbitraje bajo el antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, luego de que México se negara a permitir la extracción en algunos de los sitios.

    La empresa indicó que se prevé una decisión para el segundo semestre de 2022. La Secretaría del Medio Ambiente dijo que la compañía pide unos 1.500 millones de dólares de indemnización.

    En un principio, el gobierno mexicano dijo que se había llegado a un acuerdo tentativo con Vulcan Materials, y la empresa señaló que estaba dispuesta a abrir el parque acuático y la instalación para cruceros. Pero no tiene experiencia en ninguno de esos dos sectores y simplemente preferiría seguir con la extracción de grava.

    López Obrador quiere la grava para usarla de balasto en otro de sus proyectos emblemáticos: el Tren Maya, una vía férrea de 1.500 kilómetros (950 millas) de largo que recorrerá la península de Yucatán, conectando centros turísticos de la costa caribeña con sitios arqueológicos tierra adentro.

    De forma controversial y sin estudios ambientales, el presidente decidió talar una franja de selva entre Cancún y Tulúm, cerca de las minas, para construir la vía férrea. Ha mencionado la posibilidad de que el futuro parque acuático sea una parada en el recorrido del tren.

    ADVERTISEMENT

    El proyecto necesita enormes cantidades de balasto entre los durmientes para estabilizarlos, y también requiere un puerto marítimo como el que tiene Vulcan para llevar a la selva rieles, vagones y otros materiales que hacen falta para construir el tren.

    Con frecuencia, López Obrador ha recurrido a la presión y amenazas en un intento de que empresas privadas y extranjeras apoyen sus proyectos y planes de infraestructura: puertos, terminales y vías férreas operados por el gobierno que podrían convertirse en elefantes blancos a menos de que el sector privado los impulse con tráfico real.

    A mediados de la semana, su gobierno anunció que obligará a aproximadamente 20% de los vuelos que usan el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a desviarse a la terminal Felipe Ángeles, al norte de la ciudad, un proyecto promovido por López Obrador que ha batallado para atraer vuelos y pasajeros debido a su lejanía.

    Además, fue inaugurado antes de que se concluyeran los accesos por tren y calles, lo que dificulta llegar a él. Los pasajeros y las aerolíneas han evitado cambiarse al nuevo aeropuerto, que actualmente sólo opera unos seis vuelos al día.