KIEV, Ucrania (AP) — El periodista ruso Arkady Babchenko apareció en una conferencia de prensa en la capital ucraniana el miércoles, menos de 24 horas después de que la policía reportó que había sido asesinado a tiros en el edificio donde vivía en Kiev. Los servicios de seguridad de Ucrania dijeron que la noticia de la muerte del reportero fue un montaje para frustrar un supuesto plan del Kremlin para asesinarlo.

"Sigo vivo", dijo Babchenko, de 41 años, ante sus atónitos colegas.

El martes, la policía ucraniana informó que Babchenko, fuerte crítico del Kremlin, murió camino al hospital después de que le acribillaran por la espalda y que su esposa lo encontrara sangrando. El jefe de la policía de Kiev dijo que sospechaba que lo habían asesinado por su labor periodística.

No estaba claro cómo se realizó el operativo. El jefe de los Servicios Ucranianos de Seguridad, Vasyl Gritsak, dijo que un sospechoso fue detenido el miércoles.

Ante aplausos y sorpresas de los periodistas presentes, Babchenko tomó la palabra y se disculpó con sus amigos y familia, que lamentaron su muerte y no estaban al tanto del plan. De su esposa, se disculpó "por el infierno que ha tenido que pasar en estos últimos dos días. Tampoco había otra alternativa".

Antes de que Babchenko ingresara a la sala, Grisak dijo que los investigadores identificaron a un ucraniano que fue reclutado por el servicio de seguridad ruso para organizar y perpetrar el asesinato a cambio de 40.000 dólares. El ucraniano _cuyo nombre no se dio a conocer_ contrató a su vez a un conocido que había luchado en la guerra separatista en el este de Ucrania.

Rusia y la organización Reporteros Sin Fronteras criticaron los sucesos.

El director de la organización periodística, Christophe Deloire, manifestó a través de Twitter su más "profunda indignación por el descubrimiento de la manipulación de los servicios secreto de Ucrania. Siempre es peligroso que los gobiernos jueguen con los hechos".

Konstantin Kosachev, jefe de la comisión de asuntos internacionales de la cámara alta del Parlamento ruso, comparó los argumentos de Ucrania con los alegatos de Gran Bretaña, de que Moscú estaba detrás del envenenamiento con gas neurotóxico de un ex espía ruso y su hija en Inglaterra. Rusia niega vehementemente haber envenenado a Sergei Skripal y su hija Yulia Skripal.

"La lógica es la misma - difamar a Rusia", dijo Kosachev a la agencia noticiosa estatal Tass.

Babchenko ni Gritsak dieron detalles sobre cómo montaron las heridas del periodista o cómo hicieron creer a su esposa que había muerto.

_____

Vasilyeva reportó desde Moscú. Jim Heintz en Moscú, Ayse Wieting en Estambul y Geir Moulson en Berlín contribuyeron a este despacho.