AP NEWS
Related topics

Cerati: Un coma no amainó su grandeza

September 4, 2014
1 of 2
Admiradores del rockero argentino Gustavo Cerati se abrazan frente a un afiche con su imagen frente a la clínica donde estuvo hospitalizado en Buenos Aires, Argentina, el jueves 4 de septiembre de 2014. Cerati murió el jueves 4 de septiembre de 2014, informó su familia.Tenía 55 años. Cerati había estado en coma desde el 15 de mayo de 2010 cuando sufrió un accidente cerebrovascular en Caracas, Venezuela. (Foto AP/Natacha Pisarenko)
1 of 2
Admiradores del rockero argentino Gustavo Cerati se abrazan frente a un afiche con su imagen frente a la clínica donde estuvo hospitalizado en Buenos Aires, Argentina, el jueves 4 de septiembre de 2014. Cerati murió el jueves 4 de septiembre de 2014, informó su familia.Tenía 55 años. Cerati había estado en coma desde el 15 de mayo de 2010 cuando sufrió un accidente cerebrovascular en Caracas, Venezuela. (Foto AP/Natacha Pisarenko)

Gustavo Cerati era un astro del rock y como tal parecía imparable. De hecho, desde que comenzó con Soda Stereo en 1982 no se detuvo. Hasta el 15 de mayo de 2010.

Ese día marcó el inicio de un prolongado final. Tras ofrecer un concierto en Caracas como parte de su gira “Fuerza Natural”, el músico argentino se desplomó a causa de un accidente cerebrovascular a los 50 años y recobró la conciencia brevemente, pero al día siguiente cayó en coma y no volvió a despertar.

Sólo eso pudo detener al monstruo del rock, que marcó a más de una generación como líder de Soda Stereo y después como solista, y que incluso continuó recibiendo premios durante su hospitalización, incluidos los Latin Grammy al mejor álbum de rock y mejor canción de rock por “Fuerza Natural” y “Deja vu”, respectivamente.

A lo largo de su internación, Cerati continuó generando reacciones de seguidores comunes y colegas célebres que incluyeron a Bono de U2, quien en un concierto en La Plata, Argentina, pidió salud para el rockero latinoamericano. “Nos gustaría que pensaran en Gustavo Cerati. Le enviamos amor, amor, amor y respeto. Él escuchará sus voces esta noche”, dijo Bono en el recital del 30 de marzo de 2011.

Su habitación en la clínica se convirtió en un andar de amigos y colegas.

“Salgo del hospital de visitar a Gustavo Cerati, tiene muy buen aspecto, la verdad. Tiene reacciones y gestos; creo que oye y siente, pero me parte el alma ”, tuiteó el español Alejandro Sanz ese mismo mes.

Más recientemente, en septiembre de 2013, el Papa Francisco respondió a una carta del artista plástico Gustavo Masó, quien le pedía que orara por la salud del intérprete, con un mensaje para la madre de Cerati, Lilian Clark.

“Le ruego le diga Lilian que me hace bien su testimonio, su valentía en seguir esperando y que estoy junto a ella”, escribió el sumo Pontífice. “Es difícil decir algo frente a la relación tan sagrada como es la de una madre con un hijo. Pero que acepte mi silencio hecho oración”.

La madre de Cerati mantuvo la fe hasta el final, a pesar de que el músico, tratado por un grupo de médicos que incluían kinesiólogos y músicoterapeutas, nunca mostró mejorías considerables.

″Él está vivo, está fuerte. Cuando yo lo saludo me aprieta la mano, los médicos dicen que eso es un reflejo”, declaró a la prensa argentina en mayo. La esperanza “es lo último que se pierde”.

El jueves, tras la noticia del deceso, el médico Gustavo Barbalace, director de la clínica donde estaba internado Cerati en Buenos Aires, atribuyó al amor y la fe de Clark que el músico haya mostrado “una evolución pocas veces vista” para este tipo de cuadros, pese al trágico desenlace.

“La mamá fue un ejemplo de lucha permanente. Ojalá hubiera muchas Lilian en el mundo”, resaltó el médico.

Desde que Cerati sufrió el accidente cerebrovascular, la familia y el hospital fueron actualizando a sus seguidores con partes médicos que difundieron a través de las redes sociales y que cada vez fueron más esporádicos.

El último, el pasado mayo, señalaba que el cantante se encontraba “clínica y hemodinámicamente estable” y que “neurológicamente no ha tenido cambios significativos y permanece con asistencia ventilatoria mecánica”.

En el tiempo que permaneció hospitalizado, la música, la gran pasión de Cerati, parecía ser un aliciente. Su madre afirmaba que el rockero reaccionaba ante la visita de colegas como Luis Alberto Spinetta y Ricardo Mollo.

El estado de salud de Cerati también reafirmó en cierto modo su trascendencia musical. En los cuatro años que permaneció en coma, figuras de géneros tan ajenos al rock como la música regional mexicana le rindieron homenaje.

“A donde quiera que esté va mi cariño, nuestro amor y admiración”, dijo el mexicano Pepe Aguilar cuando interpretó una versión de “Prófugos”, de Soda Stereo, durante la grabación de su “MTV Unplugged” en junio de 2014.

Aún en estado de coma, Cerati fue nombrado Ciudadano Ilustre de Buenos Aires en diciembre de 2013 y cada cumpleaños y actualización de su estado de salud causaba revuelo en las redes sociales, que se volcaban con mensajes positivos para él.

“Eso me emociona enormemente”, dijo Clark en mayo de 2014, “porque lo que yo recojo es que él ha dado amor y se lo devuelven con creces”.

___

Isaac Garrido está en Twitter como https://twitter.com/igarridoAP