AP NEWS
Related topics

Honduras detiene a exfuncionario prófugo

September 10, 2014
En esta fotografía se ve a Mario Zelaya, vestido con camisa azul, un ex funcionario del gobierno hondureño acusado de malversar millones de dólares del sistema de seguridad social del país, sentado mientras comparece ante un juez en una corte de Tegucigalpa, Honduras, el martes 9 de septiembre de 2014. (Foto AP/Fernando Antonio)
En esta fotografía se ve a Mario Zelaya, vestido con camisa azul, un ex funcionario del gobierno hondureño acusado de malversar millones de dólares del sistema de seguridad social del país, sentado mientras comparece ante un juez en una corte de Tegucigalpa, Honduras, el martes 9 de septiembre de 2014. (Foto AP/Fernando Antonio)

TEGUCIGALPA, Honduras (AP) — Las autoridades hondureñas arrestaron el martes en el sur del país a un exfuncionario prófugo desde hace meses acusado de malversar alrededor de 350 millones de dólares del sistema de seguridad social.

“Esta madrugada se ha capturado a Mario Zelaya, exdirector del seguro social”, dijo el presidente Juan Orlando Hernández en una intervención televisiva en la que elogió la colaboración de la policía militar, la policía nacional, la Fiscalía General y la Dirección de Inteligencia del Estado en el arresto.

El mandatario agregó que “se encuentra en manos de la policía militar de orden público y será puesto a la orden de la justicia”.

Ricardo Núñez, el fiscal a cargo de la investigación, dijo que no descartaba más arrestos y que Zelaya está detenido en dependencias militares en Tegucigalpa.

Pero su abogado defensor Marcelino Vargas aseguró en entrevista a The Associated Press que Zelaya fue detenido el lunes en Managua por dos hombres encapuchados que lo trasladaron en vehículo a la frontera con Honduras y lo entregaron allí a las autoridades de este país.

El gobierno ofreció en marzo 50.000 dólares a quien ofreciera información sobre el paradero de Zelaya.

“Eso es lo que dice mi defendido, pero es difícil de probar en los tribunales porque es la palabra de él contra toda una maquinaria estatal que se ha inventado muchísimas cosas para salir triunfante en sus alegatos”, afirmó.

Dijo ignorar si fueron cazarrecompensas los que capturaron a su cliente.

Pero Vargas, el abogado de Zelaya, sostuvo que al ex funcionario “lo detienen dos personas encapuchadas en Nicaragua, no hubo extradición formal, lo trajeron a la frontera y ahí lo entregaron”.

El líder de la bancada en el Congreso del gobernante Partido Nacional, Óscar Álvarez, indicó que “con esto se demuestra que el gobierno trabaja contra la corrupción sea quien sea la persona” pero añadió que si en verdad estaba en la nación vecina ingresar a ese país y “sustraerlo sería una violación a los tratados internacionales y la soberanía de Nicaragua”.

Zelaya, médico ortopedista de 46 años, fue director del Instituto Hondureño de la Seguridad Social durante la administración del presidente Porfirio Lobo (2010-2014) y se encontraba prófugo desde enero.

Está acusado de abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario, malversación de caudales públicos, cohecho, lavado de activos y fraude.

Según el Ministerio Público, se habría gastado de manera fraudulenta al menos 120 millones de dólares provenientes de la caja destinada a la compra de medicamentos, insumos para el sistema sanitario y el pago de pensiones de vejez e invalidez.

El importe de los fondos desviados podría alcanzar los 210 millones de dólares, según el Ministerio Público.

El sistema se basaba en una sobrevaloración de los productos y servicios requeridos por la seguridad social hondureña con sobreprecios de más de 100% a empresarios locales que a su vez pagaban comisiones a los funcionarios y al menos a un partido político que el Ministerio Público no ha querido revelar.

Se compraron ambulancias en 700.000 dólares la unidad cuando valían mucho menos de la mitad, camas hospitalarias que se pagaban a 50.000 dólares cuando su costo real no alcanzaba los 5.000 o servicios informáticos que nunca se prestaron y medicamentos no sólo de precios inflados sino inservibles.

El Instituto Hondureño de la Seguridad Social, de donde salieron los fondos robados, cuenta con alrededor de 900.000 beneficiarios de pensiones.

En el país, sólo 14% de la población activa está cubierta con una jubilación de la seguridad social y recibe en promedio el 50% del salario mínimo, unos 170 dólares al mes.

Zelaya no es el único funcionario implicado en el desfalco de los fondos de pensiones de los trabajadores hondureños.

El Ministerio Público informó de que se investiga a unos 400 funcionarios por estos delitos.

Toda la junta directiva del Instituto, en total 18 personas entre las que se encuentran exministros y diputados, está bajo investigación.

Los funcionarios fueron nombrados por la administración del presidente Lobo y eran miembros o cercanos al Partido Nacional.

Por el caso también se encuentran detenidos los ex viceministros de Salud, Javier Pastor, y de Trabajo, Carlos Montes y el gerente administrativo de la institución José Ramón Bertetty.

Desde la fuga de Zelaya las autoridades hondureñas se han incautado de propiedades inmobiliarias tanto en Honduras como en Chile que presuntamente fueron adquiridas por el exfuncionario con dinero público y estaban a nombre de testaferros. También se han identificado dos casas en California y dos en Florida a su nombre.

El lunes 31 de esas propiedades fueron puestas en subasta por la administración que gestiona los bienes decomisados por un valor total de ocho millones de dólares.

Los testaferros de Zelaya también gastaron más de dos millones de dólares en 20 vehículos blindados.

Para Julieta Castellanos, rectora de la Universidad Nacional, Zelaya es “el rostro más visible de la corrupción enorme en el país” y estimó que “debe tener información sobre las empresas vendedoras y proveedoras”. Exigió que “quienes sobrevaloraron bienes y servicios, rindan cuentas y devuelvan el dinero”.

Mauricio Villeda, líder del opositor Partido Liberal, declaró que espera “que no le pase nada a la persona detenida para que pueda rendir cuentas y decir lo que sabe”.