AP NEWS
Related topics

Marina Silva respalda a la oposición en Brasil

October 12, 2014 GMT
Marina Silva, candidata presidencial del Partido Socialista Brasileño que quedó fuera de la contienda al ocupar el tercer lugar en la primera vuelta, sonríe durante una conferencia de prensa en Sao Paulo el domingo 12 de octubre de . Silva apoyó el domingo al candidato opositor Aécio Neves en la segunda vuelta contra la presidenta Dilma Rousseff, fijada para el 26 de octubre. (Foto AP/Andre Penner)
Marina Silva, candidata presidencial del Partido Socialista Brasileño que quedó fuera de la contienda al ocupar el tercer lugar en la primera vuelta, sonríe durante una conferencia de prensa en Sao Paulo el domingo 12 de octubre de . Silva apoyó el domingo al candidato opositor Aécio Neves en la segunda vuelta contra la presidenta Dilma Rousseff, fijada para el 26 de octubre. (Foto AP/Andre Penner)

SAO PAULO (AP) — Marina Silva, candidata derrotada en los comicios de primera ronda de Brasil, respaldó el domingo la candidatura del candidato Aécio Neves, quien trata de derrotar a la presidenta Dilma Rousseff en la segunda vuelta de las elecciones el 26 de octubre.

Silva esperó una semana para emitir su apoyo y fijó condiciones para ello. La decisión de Silva se prolongó más de lo esperado y la contienda por la presidencia entre Rousseff, del Partido de los Trabajadores, y Neves, del Partido de la Social Democracia, se hizo más reñida, colocando a los dos candidatos en un empate técnico.

Silva, ex ministra del Ambiente, emitió finalmente el domingo un enérgico apoyo, en el que dijo que confiaba en los nuevos compromisos fijados por Neves en una carta publicada el sábado.

“Votaré por Aécio y lo apoyaré”, dijo Silva. “Doy mi confianza a la sinceridad de los propósitos del candidato y de su partido, y entrego a la sociedad brasileña la tarea de exigir que sean cumplidos”.

Las encuestas dicen que entre 60%y 70% de los seguidores de Silva apoyarían a Neves en una segunda vuelta tras quedar fuera de la contienda al ocupar el tercer lugar en la primera vuelta el 5 de octubre.

Neves es del partido de oposición más poderoso del país, que representa la centroderecha y que gobernó entre 1994 y 2002. Fue gobernador del estado de Minas Gerais y dejó su segundo mandato con un índice de aprobación de 92%. Descendiente de una familia de políticos, es nieto de Tancredo Neves, político que fue elegido para convertirse en el primer presidente tras la dictadura que finalizó en 1985, pero enfermó y falleció antes de tomar posesión.

Algunos expertos argumentan que muchos de los seguidores de la ambientalista cambiaron de candidato incluso antes de la primera ronda. El Instituto Ibope informó en su encuesta que entre los que votaron por Silva 64% dijo que ahora votará por Neves, esto antes que Silva fijara su postura. La empresa entrevistó a 3,010 personas entre el martes y miércoles y el sondeo divulgado el jueves tiene un margen de error de dos puntos porcentuales,

“El apoyo de Marina (Silva) y de su partido no garantiza que los que votaron por ella la sigan”, dijo Francisco Fonseca, profesor de Ciencias Políticas de la Fundación Getúlio Vargas. “Marina quiere fortalecer a la oposición”.

Así lo dejó claro en su discurso del domingo frente a sus aliados, cuando aclaró que su decisión no es fruto de una negociación política ni partidista.

“Aécio interpretó correctamente lo que ha pasado en Brasil en las últimas semanas”, expresó Silva. “Es un candidato que representa el cambio y que reconoció ese cambio en nuestras propuestas y asumió el compromiso de mantener lo que ya fue conquistado”.

Silva subió en las encuestas en agosto después que el accidente aéreo en el que murió el candidato original del Partido Socialista, del que ella era compañera de fórmula, la convirtió en la candidata sorpresa. Llegó a colocarse 10 puntos arriba de Rousseff, pero su campaña sufrió golpes por la publicidad negativa del Partido de los Trabajadores.

Silva quedó finalmente fuera de la contienda con sólo 21% de los votos, en comparación al 34% de Neves y 42% de Rousseff.

La base de apoyo de Rousseff está entre los pobres, muchos de quienes se beneficiaron de los programas asistencialistas de su partido. En los últimos días, Rousseff hizo llamados al electorado al decir que votar por Neves significaría un retroceso en los avances logrados en los últimos 12 años, en los que 42 millones de brasileños salieron de la pobreza.

Aunque Rousseff haya ganado más votos que sus contrincantes, fue el peor desempeño electoral de primera vuelta para el Partido de los Trabajadores en 16 años.

Además, las últimas encuestas muestran un avance de Neves, que lo colocan en un empate técnico con Rousseff.

Neves ya consiguió el apoyo de otros dos candidatos menores. Para conseguir el respaldo de Silva, dejó claro el sábado en una carta que propondría una reforma política, asumiría metas para la protección del ambiente y ampliaría programas de asistencia social.

“A partir de ahora somos un solo cuerpo, un solo proyecto a favor de Brasil y los brasileños”, dijo Neves a los reporteros el domingo. “Hoy es un día glorioso para nuestro camino hacia la presidencia de la república”.