AP NEWS
Related topics

El virus llega a más de 60 países; Francia cierra el Louvre

March 2, 2020 GMT
Esta imagen muestra el museo del Louvre en París, luego de que fuera cerrado como prevención contra el coronavirus, el domingo 1 de marzo del 2020. (AP Foto/Rafael Yaghobzadeh)
Esta imagen muestra el museo del Louvre en París, luego de que fuera cerrado como prevención contra el coronavirus, el domingo 1 de marzo del 2020. (AP Foto/Rafael Yaghobzadeh)

PARÍS (AP) — Los casos del coronavirus se incrementaron en Italia el domingo y Francia cerró el museo del Louvre para apoyar la prevención contra la enfermedad, al crecer los temores en Europa occidental por el brote surgido en China.

El número de países afectados por el virus superó los 60 y la cifra de muertos en todo el mundo rebasó las 3.000 personas.

Han surgido rápidamente nuevos frentes en esta batalla, profundizando la sensación de crisis que ya provocó un desplome de los mercados bursátiles, vació las calles en muchas ciudades y obligó a millones de personas a modificar su rutina. Más de 88.000 personas están infectadas en todos los continentes, a excepción de la Antártida.

Australia y Tailandia reportaron el domingo sus primeros fallecimientos por la enfermedad COVID-19, mientras que la República Dominicana y la República Checa registraron sus primeras infecciones.

Las autoridades italianas anunciaron que el número de personas infectadas en el país se disparó un 50% a 1.694 en sólo 24 horas, y cinco personas más han muerto, con lo que ya fallecieron 34 en el país. En Francia el número de casos reportados subió a 130, un incremento de 30 en comparación con el día previo.

China, donde se originó la epidemia en diciembre pasado, reportó 202 nuevos casos en su actualización del lunes, su menor incremento desde el 21 de enero. La mayoría de los nuevos casos se registraron en la ciudad de Wuhan, donde también fueron dados de alta 2.570 pacientes, manteniendo una tendencia que libera camas en los pabellones de aislamiento y hospitales erigidos de manera expedita en las zonas más afectadas.

Con ello, China llegó a un total de 80.026 casos y 2.912 fallecimientos, la mayoría de ellos en Wuhan y la provincia de Hubei, que aún representa casi tres cuartas partes del total de infecciones a nivel mundial.

Corea del Sur tiene el segundo mayor número de casos con 4.212, la mayoría dentro y en los alrededores de la ciudad de Daegu, en el sureste del país. Se han reportado 22 decesos. El número de muertos en Irán aumentó a 54 y el total de infecciones se disparó más de la mitad durante la noche, a 978.

En Estados Unidos, el número de casos aumentó a por lo menos 76 con dos decesos, ambos en el estado de Washington.

Aunque el virus ha provocado enfermedades graves, particularmente entre los ancianos y pacientes con problemas de salud preexistentes, la mayoría de los casos son leves y aparentemente algunos de los infectados ni siquiera presentan síntomas.

Pero los intentos por contener el virus han sido drásticos.

Equipos deportivos han jugado en estadios vacíos en Japón y Corea del Sur después de que sus gobiernos pidieron evitar las grandes concentraciones de personas. Las atracciones turísticas en Asia, Europa y Medio Oriente fueron cerradas o lucían desiertas. Los santuarios más importantes del islam fueron cerrados a peregrinos extranjeros. Y se ha ordenado el cierre de escuelas y promovido el trabajo desde casa.

Sumándose a las restricciones globales de viaje que han reducido drásticamente las visitas a lugares con brotes, el gobierno de Estados Unidos aconsejó a la ciudadanía evitar trasladarse a dos regiones del norte de Italia con un creciente número de casos, entre ellas Lombardía, donde se encuentra Milán. Las aerolíneas estadounidenses más importantes comenzaron a suspender sus vuelos hacia esa ciudad. American Airlines no realizará cargos adicionales para el cambio de fechas en todos sus vuelos durante las próximas dos semanas.

___

Barry reportó desde Milán. Los periodistas de The Associated Press Foster Klug y Mari Yamaguchi en Tokio; Hyung-jin Kim en Seúl; Nasser Karimi en Teherán; Joe McDonald en Beijing; Zarar Khan en Islamabad; y Edith M. Lederer en Nueva York contribuyeron a este despacho.