Related topics

    Presionan a Rusia en la ONU para que salga de Ucrania

    March 1, 2022 GMT
    El representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, Vassily Nebenzia, habla durante una reunión de emergencia de la Asamblea General, el lunes 28 de febrero de 2022, en la sede de la ONU. (AP Foto/John Minchillo)
    El representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, Vassily Nebenzia, habla durante una reunión de emergencia de la Asamblea General, el lunes 28 de febrero de 2022, en la sede de la ONU. (AP Foto/John Minchillo)
    El representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, Vassily Nebenzia, habla durante una reunión de emergencia de la Asamblea General, el lunes 28 de febrero de 2022, en la sede de la ONU. (AP Foto/John Minchillo)
    El representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, Vassily Nebenzia, habla durante una reunión de emergencia de la Asamblea General, el lunes 28 de febrero de 2022, en la sede de la ONU. (AP Foto/John Minchillo)
    El representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, Vassily Nebenzia, habla durante una reunión de emergencia de la Asamblea General, el lunes 28 de febrero de 2022, en la sede de la ONU. (AP Foto/John Minchillo)

    NACIONES UNIDAS (AP) — Los embajadores de docenas de países respaldaron el lunes una propuesta que exige a Rusia detener su ataque a Ucrania, en una rara sesión de emergencia de la Asamblea General de la ONU durante un día de frenéticas negociaciones diplomáticas en torno a la guerra de cinco días.

    “Si Ucrania no sobrevive, la paz internacional no sobrevivirá”, dijo el embajador ucraniano Sergiy Kyslytsya en la primera reunión de emergencia de la Asamblea desde 1997. “No se hagan ilusiones. Si Ucrania no sobrevive, no nos sorprenda que la democracia caiga a continuación”.

    En un reflejo de la creciente preocupación mundial, los dos órganos más importantes de las Naciones Unidas —la Asamblea General de 193 naciones y el Consejo de Seguridad de 15 miembros— programaron reuniones el lunes sobre la guerra. En Ginebra, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU votó a favor de realizar su propia sesión con carácter de urgente.

    ADVERTISEMENT

    La reunión del Consejo se inició con la noticia de que Estados Unidos iba a expulsar a 12 diplomáticos rusos de la ONU, a los que Washington acusa de espionaje, lo que demuestra la tensión que se respira en el discurso diplomático.

    Al mismo tiempo, funcionarios rusos y ucranianos mantuvieron conversaciones en la frontera con Bielorrusia, en las que sólo acordaron seguir hablando.

    “Las armas son las que hablan por ahora, pero el camino del diálogo siempre debe mantenerse abierto”, dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, a la Asamblea. “Necesitamos la paz ahora”.

    El embajador ruso Vassily Nebenzia reiteró las afirmaciones de su país de que su “operación militar especial” en defensa de dos áreas separatistas de Ucrania está siendo distorsionada.

    “Las acciones rusas están siendo distorsionadas y boicoteadas”, se quejó.

    En repetidas ocasiones Rusia ha tratado de culpar a Ucrania de lo que, según Moscú, son abusos contra los rusohablantes en los enclaves del este.

    “La Federación Rusa no inició estas hostilidades que fueron desatadas por Ucrania contra sus propios residentes”, dijo. “Rusia busca poner fin a esta guerra”.

    La sesión de la Asamblea se llevó a cabo tres días después de que un intento en el Consejo de Seguridad de condenar y detener el ataque perpetrado por Moscú fue vetado por Rusia.

    La sesión de la Asamblea dará a todos los miembros de la ONU una oportunidad de tomar la palabra sobre la guerra. Más de 110 se apuntaron para hacerlo, y los discursos continuarán el martes. Se espera que la Asamblea —en la cual no se permiten los vetos— vote esta semana una resolución coordinada por los enviados de la Unión Europea, en colaboración con Ucrania.

    ADVERTISEMENT

    El proyecto de resolución, obtenido por The Associated Press, exige a Rusia el cese inmediato de su ataque a Ucrania y la retirada de todas las tropas, y hace un exhorto para alcanzar una “resolución pacífica inmediata” mediante el diálogo y las negociaciones. Lamenta lo que denomina “agresión” de Rusia y la “implicación” de Bielorrusia, que se está alineando con Moscú.

    El presidente de la Asamblea, Abdulla Shahid, abrió la sesión el lunes pidiéndole a todos los participantes que guardaran un minuto de silencio. En los discursos que siguieron durante horas, docenas exhortaron a sus colegas a votar por el sí.

    “Luego de que el Consejo de Seguridad no logró estar a la altura de sus responsabilidades, nosotros, la Asamblea General, debemos ahora dar la cara para desempeñar nuestra parte”, dijo Carolyn Schwalger, embajadora de Nueva Zelanda.

    Por su parte, el embajador austriaco Alexander Marschik exhortó a los que tienen buenas relaciones con Rusia, diciéndoles que “un buen amigo, un amigo honesto, hablará y dirá lo que hay que decir y lo que hay que hacer cuando un amigo comete un acto ilegal y maligno”.

    Pero Siria, aliado ruso, acusó a Occidente de ejercer una “política de la hipocresía”, e hizo notar que otros conflictos a lo largo de los años no han recibido una atención especial así.

    “Esta histórica sesión de emergencia sobre la situación en Ucrania completa la campaña antirrusa que tiene sus orígenes en la retórica provocativa y hostil hacia Rusia, propagada por Occidente para azuzar las tensiones en Ucrania” y poner en riesgo la seguridad rusa, dijo el embajador sirio Bassam Sabbagh.

    China, otro aliado de Rusia, pidió respetar la soberanía de todas las naciones y las fronteras reconocidas internacionalmente, pero no se refirió directamente a la resolución.

    En lugar de ello, el embajador Zhang Jun alentó fomentar condiciones que conduzcan a conversaciones ruso-ucranianas y desaprobó “cualquier enfoque que pueda exacerbar las tensiones”.

    “No se puede ganar nada avivando una nueva Guerra Fría, pero todos saldrán perdiendo”, manifestó.

    La sesión del Consejo de Seguridad horas más tarde el lunes estuvo enfocada en el impacto humanitario de la invasión de Rusia.