ROMA (AP) — El papa Francisco exhortó el domingo a los habitantes de un suburbio de Roma azotado por la mafia a que sean valientes y denuncien al crimen organizado.

El pontífice celebró una misa al aire libre en Ostia, un poblado junto al mar. En su homilía alentó a la gente a “derribar” los muros de los códigos sociales _conocidos en Italia como “omerta”_ que desalientan a la gente a denunciar a los mafiosos.

En 2015, el gobierno municipal de Ostia fue colocado bajo control federal debido a que estaba infiltrado por clanes delictivos locales. Las autoridades los han acusado de homicidios, extorsión, narcotráfico y usura en Ostia.

El papa también censuró el abuso de poder y la arrogancia, y dijo que la gente debe apegarse a la “justicia, el decoro y la legalidad”.

Los periodistas que reportan sobre los mafiosos de Ostia han sido amenazados.

Francisco exhortó a la gente a sacudirse “el miedo y la opresión”.