AP NEWS
Related topics

Resistencia a la tecnología de reconocimiento facial en EEUU

December 17, 2019 GMT
Lo que paerce una lámpara es en realiadd una cámara que cuelga de un poste frente a la Municipalidad de Springfield, Massachusetts. El uso de tecnología de reconocimiento facial en estas cámaras está generando bastante resistencia en EEUU. (AP Photo/Matt O'Brien)
Lo que paerce una lámpara es en realiadd una cámara que cuelga de un poste frente a la Municipalidad de Springfield, Massachusetts. El uso de tecnología de reconocimiento facial en estas cámaras está generando bastante resistencia en EEUU. (AP Photo/Matt O'Brien)

SPRINGFIELD, Massachusetts, EE.UU. (AP) — La policía de Estados Unidos le está pidiendo a la ciudadanía que le permita usar tecnología de reconocimiento facial para combatir la delincuencia. Pero varios legisladores, e incluso empresas tecnológicas, se oponen a esa idea.

El temor a un aparato de seguridad que lo ve todo, dotado con inteligencia artificial, puede ser algo preocupante si se mira lo que sucede en China, donde esa tecnología, combinada con la instalación de cámaras de vigilancia por todos lados, permite a las autoridades seguir los pasos de grupos étnicos minoritarios en busca de indicios de un comportamiento subversivo.

La policía y las empresas que producen esta tecnología afirman que eso no sucederá en Estados Unidos y resisten campañas para restringir su uso. Y esto se da no solo en bastiones liberales como San Francisco, Oakland, Berkeley y los suburbios de Boston.

También hay oposición en sitios como Springfield, Massachusetts, viejo centro industrial donde la mayoría de sus 155.000 residentes son hispanos o negros y donde demandas denunciando brutalidad policial le han costado millones de dólares a la municipalidad. La policía asegura que no piensa emplear sistemas de reconocimiento facial, pero algunos concejales están presentando iniciativas para bloquear el uso de esa tecnología.

En una vista de octubre sobre el tema, el concejal Orlando Ramos dijo que no quiere correr riesgos. Esa tecnología, sostuvo, “daría paso a más discriminación”.

“Soy una mujer negra, de tez oscura. No puedo aprobar algo que me va a señalar a mí más que a usted”, le dijo la concejal del Springfield Tracye Whitfield a la jefa de la policía local Cheryl Clapprood.

Clapprood aseguró que su departamento usaría la tecnología cuidadosamente. “La tecnología de reconocimiento facial”, expresó, “no es algo que deja caer una red desde el cielo y te lleva a la cárcel”. Indicó que es una herramienta útil que puede detectar sospechosos de haber cometido delitos.

El alcalde de Springfield amenazó con vetar la propuesta que Ramos piensa presentar de nuevo en enero.

En todo el país hay debates similares en los que se expresan temores de discriminación y visiones contrastantes sobre la efectividad de la tecnología.

“Ojalá nuestros líderes se enfoquen más en la ciencia y no en la histeria”, expresó el alcalde de Lancaster, California, R. Rex Parris, cuya ciudad, próxima a Los Ángeles, se apresta a instalar más de 10.000 cámaras de vigilancia en las calles que podrían ayudar a monitorear pedófilos y pandilleros. “Hay formas de hacer que esta sea una herramienta segura”, señaló.

Estudios señalan que los sistemas de reconocimiento facial pueden ser precisos, al menos en condiciones ideales. Un estudio de los principales algoritmos de reconocimiento facial llevado a cabo por el Instituto Nacional de Standards y Tecnología (INST) comprobó que es precisa en el 99% de los casos cuando compara tomas de alta calidad con un banco de datos con poses frontales.

Pero tratar de identificar un rostro de una señal de video --una técnica potencialmente útil para los detectives-- puede hacer que ese promedio de precisión baje, incluso por debajo del 10% cuando se usan cámaras de negocios y oficinas instaladas en el techo, de acuerdo con el estudio del INST.

El Instituto no estudió la precisión del reconocimiento facial cuando se usan las cámaras que lleva la policía.

En octubre, el gobernador de California Gavin Newsom aprobó una suspensión temporal del uso de cámaras de reconocimiento facial por parte de la policía. Algunos otros estados tienen restricciones similares.

La moratoria de tres años de California no fue bien vista por la policía, pero varias empresas que producen equipo de vigilancia mediante videos no expresaron oposición y se manejan con mucha cautela en ese terreno.

Axon, el principal proveedor de cámaras para la policía, formó una junta sobre el uso ético de la IA que determinó que la tecnología actual no es lo suficientemente confiable como para que la use la policía en sus cámaras, según su CEO Rick Smith.

Incluso si el software de reconocimiento facial fuese totalmente confiable, Smith dijo que la idea de seguir los pasos de la gente plantea inquietudes en torno a la privacidad e incluso la constitucionalidad de esta neduda.

“¿Queremos que todo el que pase junto a un policía sea identificado por su rostro e incorporado a un banco de datos?”, preguntó Smith.

Microsoft rechazó el año pasado un pedido de un departamento de policía de California no revelado para que equipase a las cámaras de todos sus vehículos y agentes con software de reconocimiento facial, según escribió el presidente de la empresa y principal asesor legal Brad Smith en un nuevo libro. Reveló que la policía quería cotejar la foto de cualquier persona, incluso en procedimientos de rutina, con un banco de datos con información de sospechosos de haber cometido otros delitos.

Smith dijo que esa tecnología identificaría erróneamente a mucha gente, especialmente de raza negra. El ejecutivo advirtió que el uso de reconocimiento facial no regulado puede desatar “una ola de vigilancia de una escala sin precedentes”.

Todd Pastorini, gerente general de la firma forense de datos biométricos DataWorks Plus, dijo que hay que distinguir entre vigilancia en tiempo real --que es muy inusual en Estados Unidos-- y el método “extremadamente efectivo” que consiste en comparar imágenes con fotos o licencias de conducir de personas para identificar sospechosos.

Entre los clientes de DataWorks Plus figuran Detroit y Nueva York, que usa la tecnología de reconocimiento facial desde el 2011, así como software de la empresa francesa Idemia.

“Me opondría firmemente a una prohibición” de esta tecnología, comentó el jefe de la policía neoyorquina James O`Neill antes de retirarse en diciembre. “Hay tantas imágenes de video en Nueva York hoy que no usar el reconocimiento facial sería irresponsable”.