AP NEWS
Related topics

Nibali se describe como “abanderado” contra dopaje

July 22, 2014

CARCASSONNE, Francia (AP) — A menos que ocurra una catástrofe de aquí al domingo, el corredor que se perfila para coronarse campeón del Tour de Francia entiende que la imagen del deporte sigue mancillada por el dopaje.

El italiano Vincenzo Nibali lo sabe mejor que nadie. Las otras dos grandes rondas que ganó previamente acabaron jaqueadas por escándalos de dopaje. El Giro de Italia fue manchado por tres casos positivos. Ezequiel Mosquera, su escolta en la Vuelta de España 2010, fue sorprendido con usar una sustancia que sirve para evitar que se detecte la EPO, la droga predilecta para los que se dopan.

Este lunes, en el día descanso del Tour antes del asalto a los Pirineos, el metódico ciclista de 29 años estaba enfocado en la carrera. Su objetivo es evitarse una “crisis”, como las caídas que en la actual edición dejaron fuera al campeón vigente Chris Froome y al dos veces ganador Alberto Contador.

En las ruedas de prensas al término de las etapas, Nibali supo torear los cuestionamientos sobre dopaje.

“Lamentablemente, esas preguntas se hacen porque estamos pagando el precio por los últimos años. Trato de responder de la mejor manera, como hice en el Giro el año pasado”, dijo Nibali. “Estoy aquí intentando darle las mejores respuestas posibles y dejar en claro todo sobre mí”.

“Siempre he sido un abanderado contra el dopaje”, añadió.

A partir del martes, el Tour tendrá días seguidos en las montañas de los Pirineos. Y Nibali mantiene una ventaja de 4 minutos y 37 segundos sobre su perseguidor inmediato, Alejandro Valverde. El español de 34 años purgó una suspensión de dos años tras quedar implicado en una trama de dopaje sanguíneo. Más atrás asoman un par de franceses: Romain Bardet, a 4:50; y Thibaut Pinot, a 5:06.

Unos componentes deben analizarse para comprender tales márgenes, luego de más 66 horas de carrera desde el arranque del Tour en Yorkshire, Inglaterra, el 5 de julio.

El primero fue el indomable desempeño de Nibali en las etapas de montaña, que son las que marcan la diferencia entre los candidatos al título y el resto del pelotón. También rinde con decoro en las contrarreloj, y una vital se disputará en el penúltimo día. Nibali dispone de un lujo: puede enfocarse en los rivales que pueden quitarle la camiseta amarilla.

Si alguno de ellos intentara atacar en los próximos días, Nibali y sus compañeros del Astana cuentan con las condiciones para responder al desafío. La 16ta etapa el martes, sobre 237,5 kilómetros, (147,5 millas) entre Carcassonne y Bagneres-de-Luchon en los Pirineos. Es el tramo más largo de esta edición e incluye el ascenso al puerto de Bales.

En esta carrera, Nibali ha demostrado madurez con su magistral victoria en la segunda etapa y excepcional control de la bicicleta en el tramo sobre adoquines en la quinta. Esa fue la etapa en la que Froome abandonó por lesión y en la que Nibali le sacó más de dos minutos a Contador, obligando al español a arriesgar. Cinco etapas después, Contador abandonó tras una caída.

“A lo largo de los años, he aprendido mucho de las grandes carreras: que segundo cuenta”, dijo Nibali.

“Aún no hemos ganado el Tour, pero estamos en una buena posición”, añadió Paolo Slongo, el entrenador de Nibali al conversar con periodistas el lunes en el hotel del equipo. “Hay mucho trabajo para ganar una de las grandes vueltas, no hay secretos extraños.

Luego del Criterium du Dauphine el mes pasado, Slongo puso énfasis en la cadencia del pedaleo de Nibali, así como la técnica de respiración, particularmente en el trabajo diafragmático.

“Son muchos aspectos de por medio, no es sólo pedalear la bicicleta”, dijo Slongo.

Nibali valoró el lunes lo que ha sido su carrera: “Ha sido una larga trayectoria para encontrarme en este punto. El poder hacer realidad mis sueños desde que era un niño. No es fácil, ya que año tras año tuve que comenzar de cero, ya que así son las cosas al iniciar la temporada”.

“También tuve suerte de estar acompañado por la gente correcta desde el comienzo”, dijo Nibali.

Uno de ellos es Alexandre Vinokourov, el retirado corredor kazajo que es el director deportivo de Astana. “Vino” acompañó a Nibali en la rueda de prensa el lunes.

Vinokourov, quien junto a Lance Armstrong y Floyd Landis, fue uno de las grandes figuras involucradas en casos de dopaje la década pasada. Fue expulsado del Tour de 2002, junto al resto de los corredores de Astana, al dar positivo por dopaje sanguíneo.

A diferencia de Armstrong y Landis, Vinokourov se ha mantenido en el ciclismo profesional.

Vinokourov esquivó hablar sobre el Tour de 2007, diciendo que ya lo hecho en el pasado. Resaltó que Astana ahora es uno de los equipos que participa del denominado “Movimiento por un Ciclismo Limpio”, que va más allá de que la Unión Ciclista Internacional exige en la lucha antidopaje.

“Creo que hemos hecho todo lo possible y el ciclismo ha cambiado en los últimos 5 y 6 años”, indicó Vinokourov.