AP NEWS
ADVERTISEMENT
Related topics

México: Rechazan continuar construcción de nuevo aeropuerto

October 30, 2018 GMT
Esta fotografía del domingo 28 de octubre de 2018 muestra a gente votando durante un referendo sobre el nuevo aeropuerto para reemplazar al actual Aeropuerto Internacional Benito Juárez, en la Ciudad de México. (AP Foto/Christian Palma)
Esta fotografía del domingo 28 de octubre de 2018 muestra a gente votando durante un referendo sobre el nuevo aeropuerto para reemplazar al actual Aeropuerto Internacional Benito Juárez, en la Ciudad de México. (AP Foto/Christian Palma)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El presidente electo de México dijo el lunes que respetará el resultado de una consulta popular que rechazó un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México que ya está en parte construido, poniendo fin al proyecto valuado en 13.000 millones de dólares.

“La decisión que tomaron los ciudadanos es racional, democrática y eficaz”, señaló Andrés Manuel López Obrador tras la oposición de 70% de los votantes. “Fue la gente que decidió”.

De momento no está claro qué pasará con los enormes cimientos que ya fueron construidos en el sitio, ubicado en el lecho de lo que era un lago conocido como Texcoco.

ADVERTISEMENT

Los organizadores de la consulta informaron el domingo por la noche que poco más de un millón de personas participaron en el ejercicio. La votación fue criticada debido a que sólo uno de cada 90 votantes participó.

El peso mexicano cayó más de 3% frente al dólar estadounidense el lunes por la mañana luego de que se anunció la decisión. Se comercializaba a 20,06 pesos por dólar. El Banco BASE dijo que ha sido la mayor devaluación en un solo día desde el 9 de noviembre de 2016, cuando los mercados reaccionaron a la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos el día previo. La caída del dólar eliminó las ganancias del peso en este año.

El índice IPC de la Bolsa Mexicana de Valores cerró la jornada con una caída de 4,2%. Los críticos de la cancelación dijeron que podría afectar la confianza de los inversionistas en México, pero López Obrador dijo que los inversionistas, tenedores de deuda y contratistas del proyecto abandonado serán protegidos.

López Obrador prometió durante su campaña presidencial cancelar el proyecto, afirmando que estaba viciado por sobrecostos y corrupción. Después de ganar, dijo que el tema sería consultado con los ciudadanos mexicanos.

En lugar del aeropuerto de Texcoco, el próximo mandatario de México propuso agregar dos pistas comerciales en la base aérea militar ubicada en Santa Lucía, a 45 kilómetros (28 millas) de la capital mexicana, lo que implicaría que se debe construir una carretera para llegar ahí desde la capital del país y desde el actual aeropuerto, que data de la década de 1940. El aeropuerto de la ciudad funciona casi a su capacidad máxima y se habría cerrado de construirse el de Texcoco.

López Obrador dijo que recibió garantías de expertos internacionales de que el aeropuerto actual y Santa Lucía podían operar simultáneamente. Sin embargo, dadas las distancias entre el aeropuerto actual, la terminal planeada en Santa Lucía y el aeropuerto en la ciudad aledaña de Toluca, sigue sin estar claro cómo la gente podrá llegar a tiempo a vuelos de conexión dentro de un periodo razonable.

Señaló que los mexicanos se ahorrarán cerca de 5.000 millones de dólares con la cancelación del proyecto de Texcoco, que comenzó con lo que los opositores dicen fue un estudio medioambiental poco realista elaborado por el actual gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Peña Nieto dijo posteriormente que su gobierno respeta cualquier decisión que López Obrador tome una vez que sea presidente, pero que la construcción continuará hasta el 30 de noviembre para cumplir con las condiciones de los bonos que fueron emitidos para financiar el proyecto.

Advirtió que, de cancelarse el aeropuerto, podría costarles a los contribuyentes. “Es de anticipar que eventualmente haya que prepagar los bonos emitidos para la financiación de este proyecto, y probablemente, esto demandará de recursos fiscales adicionales” actualmente recaudados a través del impuesto de aeropuerto, dijo.

Se suponía que sería el proyecto de infraestructura más emblemático de la administración de Peña Nieto, aunque tardaría años en completarse. Sin embargo, el gobierno saliente ha estado marcado por corrupción y acusaciones de arreglos con contratistas, lo que ayudó a López Obrador a ganar la presidencia en las elecciones del 1 de julio.

La consulta que se llevó a cabo del jueves a domingo marca la primera ocasión en que un proyecto grande es sometido al debate público y votación. López Obrador dijo que la decisión significaba que “se acabó la corrupción”.

La comunidad empresarial de México, que apoyaba abrumadoramente al ahora cancelado proyecto, cuestionó la consulta, diciendo que no era oficial, no era representativa y fue tendenciosa.

Juan pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial _una asociación de empresarios_, criticó duramente la decisión de López Obrador de apegarse al voto diciendo que “envía un mensaje grave de incertidumbre a los mercados internacionales”.

Algunos cuestionaron si dicha decisión, que involucra complejos temas de control de tráfico aéreo, debe tomarse en un referendo. La Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio dijo que “debe ser una decisión técnica y económica, no política, basada en una consulta popular”.

El mandatario electo describió la decisión como “un triunfo para el movimiento ambientalista”. Añadió que el proyecto en Texcoco amenazaba con eliminar los últimos vestigios de los lagos que alguna vez cubrieron el Valle de México. El lago Nabor Carrillo se había convertido en un santuario para las aves migratorias, pero estaba muy cerca del sitio de Texcoco y el nuevo aeropuerto podría haber planteado el riesgo de que las aves chocaran con los motores.

Sin embargo, gran parte de la destrucción asociada con el proyecto de Texcoco ya está hecha. Millones de toneladas de roca ya fueron excavadas de pueblos cercanos y transportadas al sitio para llenar y drenar el pantanoso lecho del lago.

López Obrador dijo que esperaba que el sitio en construcción fuera utilizado para crear “un gran centro ecológico y deportivo para la Ciudad de México”.