AP NEWS
Related topics

Tras paliza, Rams quedan con escasas oportunidades

November 27, 2019 GMT
Todd Gurley, corredor de los Rams de Los Ángeles, ingresa en el terreno para el partido del lunes 25 de noviembre de 2019, ante los Ravens de Baltimore (AP Foto/Kyusung Gong)
Todd Gurley, corredor de los Rams de Los Ángeles, ingresa en el terreno para el partido del lunes 25 de noviembre de 2019, ante los Ravens de Baltimore (AP Foto/Kyusung Gong)

THOUSAND OAKS, California, EE.UU. (AP) — Los Rams de Los Ángeles ostentan todavía una foja positiva. Pero no lucieron como un equipo ganador en momento alguno de su derrota humillante del lunes, por 45-6 ante Baltimore.

El equipo dirigido por Sean McVay tiene todavía posibilidades de avanzar a los playoffs. Pero los Rams (6-5) necesitarán mucha ayuda. Y para empezar, tendrán que recuperarse de alguna forma de la zarandeada que sufrieron el lunes por la noche.

Lo que está claro para todos es que el equipo que deslumbró en la NFL durante dos temporadas no es tan especial este año. Frente a los Ravens, los Rams sufrieron la peor derrota en los tres años de gestión de su entrenador.

“Fue una noche mucho muy decepcionante para todo nuestro equipo”, reconoció McVay el martes. “Todos pueden hacer un mejor trabajo para dejar de sentirnos así. Lo bueno es que tenemos una semana corta y uno no puede quedarse pensando mucho tiempo en lo que pasó. “Hay que mirar en lo que podemos hacer mucho mejor. Son varias cosas. Y luego, hay que prepararnos para enfrentar a los Cardinals de Arizona. No podemos permitir que los Ravens nos derroten dos veces”.

McVay no corrige todavía un ataque que ha dado malas actuaciones durante un mes. En noviembre, los Rams lograron sólo dos touchdowns por medio de su ofensiva, y no llegaron a la zona prometida en dos de sus últimos tres partidos.

La defensa, que mantenía en pie a Los Ángeles, quedó derruida por Lamar Jackson, aunque ello le ha pasado casi a cualquier otro equipo de la NFL en esta campaña.

Las festividades por el Día de Acción de Gracias lucen inusitadamente tristes para los Rams en su complejo de entrenamiento. Pero los líderes del equipo están dispuestos a recordarles a todos que la campaña no ha naufragado, ni siquiera tras una derrota que pareció demoler los sueños del equipo, de recuperar su forma de campeón.

“Evidentemente, necesitamos que algunas cosas ocurran, pero no pienso que nos hayamos quedado sin posibilidades en absoluto”, consideró Jared Goff, quien no lanzó un solo pase de anotación en noviembre. “Todavía estamos en esto, y sólo hay que seguir peleando”.

A los Rams les restan todavía cinco partidos, incluidos cuatro ante rivales de la División Oeste de la Conferencia Nacional _dos frente al colista Arizona.

Los Ángeles es aún el equipo mejor ubicado detrás de Minnesota (8-3) y Seattle (9-2) en la puja por el boleto de comodín.

QUÉ FUNCIONA

Casi todo salió mal el lunes, pero los receptores recuperaron su fortaleza y jugaron bien cuando Goff colocó el balón cerca de ellos. Robert Woods regresó tras una ausencia de un partido debido a un problema personal, y realizó seis atrapadas para 97 yardas, mientras que Cooper Kupp acumuló seis recepciones y el tight end Tyler Higbee aportó cinco.

QUÉ FALTA

Es difícil criticar a la defensa, porque los Ravens hacen que todos los rivales parezcan incompetentes en esta campaña. Así que la ineptitud del ataque terrestre debe mencionarse.

Los Rams realizaron apenas nueve acarreos para una cosecha de sólo 22 yardas _15 llegaron en una sola carrera de Todd Gurley.