AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

El papa pide ayudar a los pobres en la Epifanía

Por VESELIN TOSHKOVJanuary 7, 2019
El papa Francisco mueve un incensario durante la misa de la Epifanía en la basílica de San Pedro, en el Vaticano, el 6 de enero de 2019. (AP Foto/Andrew Medichini)
El papa Francisco mueve un incensario durante la misa de la Epifanía en la basílica de San Pedro, en el Vaticano, el 6 de enero de 2019. (AP Foto/Andrew Medichini)

SOFÍA, Bulgaria (AP) — El papa Francisco celebró el domingo la Epifanía instando a los fieles a seguir el camino del “amor humilde” y a cuidar a quienes no pueden dar nada a cambio.

El 6 de enero, la Iglesia católica celebra el viaje de los tres Reyes Magos para encontrarse con Jesús en una humilde morada de Belén. En España, los niños dejan sus zapatos afuera de su recámara con la esperanza de recibir regalos.

En su homilía en la basílica de San Pedro, el pontífice animó a salir “de nuestras vidas sedentarias” para cuidar a los que están sufriendo o son vulnerables y a “los que se quedaron atrás”. Desde que inició su pontificado en 2013, el papa ha insistido en ayudar a quienes están en los márgenes de la sociedad, incluyendo las personas sin hogar, los migrantes y los pobres.

Francisco describió como “preciada a los ojos de Dios” la misericordia que se muestra a aquellos “que no tienen nada que devolver”.

Por su parte, cristianos en toda Europa se unieron a la celebración.

Miles de cristianos ortodoxos se sumergieron en las gélidas aguas de ríos y lagos en toda Bulgaria para recuperar los crucifijos arrojados por sacerdotes en ceremonias que conmemoran el bautizo de Jesucristo.

La tradición dicta que aquel que recupera la cruz de madera quedará librado de malos espíritus y será saludable todo el año. Una vez que la cruz es sacada, los sacerdotes usan un ramillete de albahaca para rociar a los creyentes con agua bendita.

En la ciudad central búlgara de Kalofer, docenas de hombres vestidos con camisas blancas bordadas se lanzaron al río Tundzha ondeando banderas nacionales y entonando cantos folklóricos.

Inspirados por tambores y gaitas, y quizás por brandy de ciruela hecho en casa, ejecutaron una danza lenta llamada “mazhko horo”, pisando fuertemente el lecho del río. Encabezados por el alcalde, los hombres bailaron casi media hora, sumergidos hasta la cintura en aguas gélidas, empujando pedazos de hielo que flotaban junto a ellos.

Kalofer ha solicitado a la UNESCO que certifique este ritual tradicional como parte del “legado cultural intangible de la humanidad”.

En Estambul, docenas de hombres ortodoxos se zambulleron en aguas heladas para recuperar una cruz con el fin de conmemorar el bautizo de Jesucristo. El patriarca ecuménico Bartolomeo I encabezó los ritos de la Epifanía, lanzando una cruz de madera a la ensenada Cuerno Dorado.

El griego Michalis Voznakidis la recuperó y los hombres la besaron antes de volver a la orilla.

“Estamos aquí por todos, por nuestra religión”, afirmó.

En Polonia, cientos de miles de personas participaron en coloridas procesiones por la Epifanía en más de 700 localidades de este país predominantemente católico.

Unas 40.000 personas de todas las edades, que portaban coronas de papel, caminaron en la procesión en el centro de Varsovia. Entre ellas había actores vestidos como los tres Reyes Magos, y un dragón de papel.

Jolanta Stachacz, portavoz de la Fundación para la Procesión de la Epifanía, dijo que alrededor de 1,2 millones de personas participaron en toda Polonia.

La procesión fue cancelada en la ciudad norteña de Koszalin en señal de duelo por cinco adolescentes que fallecieron el viernes durante un incendio.

____

Varios periodistas de la AP en Europa colaboraron con este despacho.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.