ADVERTISEMENT
Related topics

    HRW reclama un “liderazgo visionario” ante los autócratas

    January 13, 2022 GMT
    En esta imagen de archivo, manifestantes protestan contra el arresto, por parte de la junta militar, de legisladores de la Liga Nacional para la Democracia y autoridades locales, en el exterior del tribunal Aung Myay Thar Zan, en Mandalay, Myanmar, el 18 de febrero de 2021. (AP Foto, archivo)
    En esta imagen de archivo, manifestantes protestan contra el arresto, por parte de la junta militar, de legisladores de la Liga Nacional para la Democracia y autoridades locales, en el exterior del tribunal Aung Myay Thar Zan, en Mandalay, Myanmar, el 18 de febrero de 2021. (AP Foto, archivo)
    En esta imagen de archivo, manifestantes protestan contra el arresto, por parte de la junta militar, de legisladores de la Liga Nacional para la Democracia y autoridades locales, en el exterior del tribunal Aung Myay Thar Zan, en Mandalay, Myanmar, el 18 de febrero de 2021. (AP Foto, archivo)

    GINEBRA (AP) — Los líderes autócratas populistas podrían estar enfrentando un punto de inflexión a medida que la población percibe que sus palabras no siempre se traducen en acciones, señaló un destacado activista por los derechos humanos, que añadió que los políticos demócratas tendrán que dar un paso al frente con un “liderazgo visionario” para impedirles tener una segunda oportunidad.

    Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, quiere contrarrestar lo que califica de “sabiduría popular” que afirma que autócratas están en auge, dijo mientras el colectivo con sede en Nueva York publicó el jueves su reporte anual sobre la situación de los derechos humanos en las aproximadamente 100 naciones en las que trabaja, desde Afganistán a Zimbabue.

    En una entrevista en video, Roth destacó los tres lugares que encabezan su larga lista de preocupaciones para este año: la región de Tigray, en Etiopía; Myanmar y Sudán. Además, señaló que el año pasado los líderes de países como Rusia, Bielorrusia y Nicaragua recurrieron a “elecciones zombis” falsas o manipuladas que no tenían credibilidad, y quedaron expuestos en actos “de desesperación y debilidad”.

    ADVERTISEMENT

    En China, el presidente Xi Jinping y sus partidarios dicen que el pueblo lo quiere, pero “no se atrevería a celebrar unas elecciones”, apuntó Roth.

    La junta militar de Myanmar está tratando de retener el poder por la fuerza frente una resistencia “masiva” de la población, pero han surgido deserciones en el ejército a pesar de una represión que ha matado a unos 1.400 manifestantes, agregó. Expertos de Naciones Unidas han advertido que el país podría estar encaminándose a una guerra civil.

    “Esto podría ponerse muy feo porque la junta ha perdido el respeto de la gente por completo”, dijo Roth.

    Aunque los combates se han calmado en Etiopía, destacó que cientos de miles de personas en Tigray siguen “al borde de la hambruna” y el primer ministro, Abiy Ahmed, no ha dado indicios de aliviar el bloqueo sobre una región donde una guerra de más de un año ha creado una devastadora crisis humanitaria.

    Según Roth, a principios de siglo “había esa sensación de que ‘Oh, la democracia ha ganado’”. Pero en los países democráticos muchos sintieron pronto que se estaban quedando atrás y se resintieron, añadió, lo que “proporcionó un terreno fértil para que los líderes autocráticos populistas ganasen poder, prometiendo la luna, diciendo ‘Vamos a servirlos mejor’”.

    “Al final, no lo hicieron”, afirmó Roth. “Creo que lo que estamos viendo ahora es un punto de inflexión porque la gente reconoce que esta retórica podría ser ‘bonita’ — ya sabe, pueden demonizar a las minorías impopulares, o los derechos de las mujeres, o los derechos LGBT — pero no están cumpliendo nada”.

    Pero que los autócratas se tambaleen “no va a ser suficiente”, agregó. “La democracia va a tener que revigorizarse y estar realmente a la altura de las circunstancias como no ha hecho hasta ahora”.

    ADVERTISEMENT

    Roth advirtió que los líderes democráticos suelen estar “demasiado implicados en batallas partidistas y preocupaciones a corto plazo” para abordar asuntos como el cambio climático, la pandemia del coronavirus, la pobreza, la injusticia racial o los desafíos que plantea la tecnología, y todos ellos afectan a la vida de la gente.

    Además, criticó a los gobiernos occidentales señalando que, con la excanciller Angela Merkel, Alemania promovió un acuerdo de inversión con China aunque Berlín lideraba las condenas a los “crímenes de lesa humanidad” del gobierno de Beijing en la región occidental de Xinjiang. China dice que proporciona formación profesional y de otro tipo a los musulmanes uigures de la región en lo que los críticos describen como centros de detención.

    Por su parte, el gobierno del presidente de Francia, Emmanuel Macron, “no vio la situación abismal en Egipto”, apuntó. También culpó al ejecutivo estadounidense de Joe Biden por prometer una política exterior regida por los derechos humanos para a continuación seguir “vendiendo armas a Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos e Israel a pesar de su persistente represión”.

    “Se necesita un liderazgo visionario que tenga la magnitud requerida para abordar los problemas actuales”, dijo Roth. “Se necesita estar a la altura de las circunstancias, y admitimos que los líderes democráticos actuales no lo están haciendo”.

    Aunque esquivó la pregunta sobre quienes podrían ser esos líderes visionarios, advirtió que si los demócratas “siguen fracasando, van a alimentar el tipo de desesperación y desilusión que dará a los autócratas una segunda oportunidad”.

    ___

    La periodista de The Associated Press Edith Lederer en Naciones Unidas contribuyó a este despacho.