ADVERTISEMENT
Related topics

    Papa: Prisioneros no deberían ser privados de esperanza

    January 19, 2022 GMT
    El papa Francisco durante su audiencia general semanal en el Vaticano, el miércoles 19 de enero de 2022. (AP Foto/Andrew Medichini)
    El papa Francisco durante su audiencia general semanal en el Vaticano, el miércoles 19 de enero de 2022. (AP Foto/Andrew Medichini)
    El papa Francisco durante su audiencia general semanal en el Vaticano, el miércoles 19 de enero de 2022. (AP Foto/Andrew Medichini)
    El papa Francisco durante su audiencia general semanal en el Vaticano, el miércoles 19 de enero de 2022. (AP Foto/Andrew Medichini)
    El papa Francisco durante su audiencia general semanal en el Vaticano, el miércoles 19 de enero de 2022. (AP Foto/Andrew Medichini)

    CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Francisco hizo una súplica en nombre de prisioneros el miércoles, diciendo que nunca se les debe privar de la esperanza y que siempre deben de tener la oportunidad de redimirse.

    Durante su audiencia semanal en el Vaticano, Francisco dijo a los fieles que “corremos el riesgo de estar aprisionados en un sistema de justicia que no permite que uno se vuelva a levantar tan fácilmente y confunde la redención con el castigo”.

    “Por esto, quiero recordar hoy en especial a nuestros hermanos y hermanas que están en prisión”, dijo el pontífice. “Es correcto que aquellos que han cometido un error paguen por ello, pero es aún más correcto que aquellos que han hecho mal puedan redimirse por su error. No puede haber sentencias sin un atisbo de esperanza”.

    Francisco no mencionó políticas carcelarias o algún sistema de justicia en particular que considere sean problemáticos.

    ADVERTISEMENT

    La enseñanza católica sostiene que la pena de muerte no tiene justificación en la sociedad moderna. Durante su papado, Francisco ha llamado la atención a las necesidades de las comunidades en los márgenes de la sociedad, incluidas las poblaciones penitenciarias, y ha señalado que son una prioridad.

    “Pensemos en nuestros hermanos y hermanas encarcelados, y pensemos en la ternura de Dios hacia ellos y recemos por ellos para que puedan encontrar en ese atisbo de esperanza un camino hacia una mejor vida”, dijo Francisco al cierre de su discurso.