AP NEWS
Related topics

Bolt se impone a Gatlin en final de 100 metros

August 23, 2015 GMT
1 of 2
Usain Bolt (derecha) gana la medalla de oro en la prueba de 100 metros al entrar por delante de Justin Gatlin (izquierda) el domingo 23 de agosto de 2015. (Foto AP/Ng Han Guan)
1 of 2
Usain Bolt (derecha) gana la medalla de oro en la prueba de 100 metros al entrar por delante de Justin Gatlin (izquierda) el domingo 23 de agosto de 2015. (Foto AP/Ng Han Guan)

BEIJING (AP) — Usain Bolt empezó con un soberano susto en las semifinales de los 100 metros, siguió con un guiño a la cámara antes de arrancar en la final, y luego puso la magia sobre el tartán con un estelar adelantamiento en los últimos metros que le valió para dejar atrás a su máximo rival, Justin Gatlin, por una centésima de segundo.

El genial velocista jamaiquino marcó su mejor crono del año al parar el reloj en 9.79 segundos y también pulverizó cualquier atisbo de dudas sobre su condición de hombre más rápido del planeta. “Vine aquí para ganar el campeonato. Es una gran sensación tras un año difícil por las lesiones y las dudas de muchos”, comentó, radiante y feliz, tras culminar una de sus gestas más memorables.

Su mayúscula actuación bajo máxima presión, que le valió la medalla de oro en el Mundial de Atletismo de Beijing, vuelve a situarle como máximo favorito de cara a los Juegos Olímpicos de Río, dentro de un año, y deja visiblemente tocado a Gatlin, quien a sus 33 años había dominado la temporada hasta la fecha.

El estadounidense, que también se había impuesto en la ronda preliminar del sábado y la semifinal que se le había atragantado a Bolt apenas unas horas antes, tenía esperanzas en destronarle y volver a ganar un mundial tras coronarse por última vez en Helsinki 2005.

“No fue culpa de la presión. Creo que perdí la carrera en los últimos cinco metros, cuando me estiré en busca de la meta y me desequilibré un poco”, analizó Gatlin. “Bolt es un corredor de raza que aparece en los momentos clave y te ataca. Tienes que estar a tope contra él. Creo que fue una gran carrera contra un gran rival”.

Por su discreto desempeño en el último año, en que fue lastrado por las lesiones, Bolt generaba ciertas dudas sobre su capacidad de confirmar su condición de número uno, pero sacó a relucir el genio tras sufrir un tremendo susto en la semifinal y volvió a saborear la gloria en el Nido de Pájaro, el estadio que le vio encumbrarse por primera vez en los Juegos Olímpicos de 2008, cuando ganó tres medallas de oro olímpicas y rompió tres récords mundiales.

La indiscutible figura de Beijing y poseedor absoluto de la marca en la distancia con 9.58 desde 2009, suma ya 11 medallas totales en mundiales, superando el récord de 10 del mítico Carl Lewis, y seis oros individuales, con lo que iguala el total del pertiguista ucraniano Sergei Bubka. Bolt aún debe participar en las carreras de 200 metros el martes y, previsiblemente, los relevos de 4x100 del sábado con el potente equipo de Jamaica, donde Asafa Powell espera desquitarse de su decepcionante final.

La medalla de bronce recayó por partida doble en el también estadounidense Trayvon Bromell y el canadiense Andre De Grasse, ambos con marca de 9.92. Fuera del podio quedaron a otros candidatos a medalla con mayor renombre como Tyson Gay, finalmente sexto, y Powell, séptimo.

Impulsado constantemente por la grada, Bolt le puso notable suspenso a su boleto a la final, con un inoportuno tropiezo en semifinales justo al arranque de la prueba que le relegó a los últimos puestos y comprometió seriamente sus aspiraciones. Pero el jamaiquino también dio entonces una pista de lo que estaba por venir, reaccionando en la segunda mitad de la carrera para imponerse en la meta.

“Me he visto en una situación parecida demasiadas veces, como un millón. Se trata solo de salir allí afuera, relajarse y hacer el trabajo. No sentí la presión”, aseguró Bolt ante la prensa, poco después de volar de nuevo sobre el Nido de Pájaro, celebrar a ritmo de reggae y dedicar su clásica estampa del rayo a su entregada fanaticada, premiada una vez más con una actuación memorable.