AP NEWS
Related topics

Mercados registran ganancias pese a temores por coronavirus

February 6, 2020 GMT
El especialista Peter Giacchi (derecha) en la Bolsa de Valores de Nueva York, el miércoles 5 de febrero de 2020. (AP Foto/Richard Drew)
El especialista Peter Giacchi (derecha) en la Bolsa de Valores de Nueva York, el miércoles 5 de febrero de 2020. (AP Foto/Richard Drew)

NUEVA YORK (AP) — El brote de coronavirus ha expuesto una aparente desconexión entre los mercados financieros y la ciencia.

Los expertos de salud no saben qué tan lejos se propagará el nuevo virus de China o qué tanto empeorará la crisis, y sin embargo las acciones se están moviendo como si los inversionistas no esperaran algo más que un modesto impacto a la economía global.

En la Bolsa de Valores de Nueva York, el índice bursátil S&P 500 se recuperó de las pérdidas de las últimas semanas y registró un máximo histórico el miércoles, mientras que los mercados de Japón y Hong Kong, más cercanos al epicentro del brote, también subieron. Las ganancias se produjeron en momentos en los que el número de personas infectadas a nivel internacional ha aumentado a más de 28.000 y la cifra de muertos alcanzó los 563, con la mayoría de los casos ocurridos en China.

Los inversionistas no pretenden saber más que los científicos. Pero tras una primera y diminuta alteración en torno a las inquietudes sobre un duro golpe a China _que es la segunda economía más grande del mundo y cuenta con una población de 1.400 millones de personas_ y sobre los posibles efectos colaterales, los inversionistas están tomando en cuenta reportes de ganancias de las compañías más grandes del mundo que fueron mejores a lo previsto, así como otros indicadores económicos alentadores que vienen de otros sitios fuera de China.

Y quizás lo más importante es que los inversionistas ven más allá de las medidas de salud pública que se están implementando contra el virus; están considerando las herramientas financieras disponibles para contrarrestar el daño económico.

Esperan que incluso si el virus se propaga aún más, los bancos centrales puedan intervenir y apuntalar la economía global al recortar las tasas de interés y ofrecer otros estímulos, tal como lo han hecho desde la crisis financiera de 2008. Hace unos días, de hecho, el banco central de China anunció planes para inyectar 173.000 millones de dólares a la economía para ayudar a calmar a los mercados.

“Escuchamos a los expertos de salud”, comentó Nate Thooft, director global de asignación de activos en Manulife Asset Management. “Estamos leyendo las investigaciones de los epidemiólogos. Pero como con todo lo relacionado al mercado, hay un nivel de fe y esperanza y un sentimiento subyacente que mantiene a la gente en el mercado. La gente sigue dispuesta a aferrarse a las acciones debido a que no se han asustado lo suficiente”.

Dicha fe quizás no es una sorpresa. El mercado de valores de Estados Unidos ha operado con ganancias desde la primavera de 2009, su racha alcista más larga de la que se tenga registro, y en repetidas ocasiones ha superado inquietudes sobre recesiones inminentes, guerras comerciales a nivel mundial y la amenaza de una guerra real, por ejemplo, luego del ataque con dron de Estados Unidos el mes pasado que provocó la muerte de un general iraní importante.

“Todos saben que va a tener un impacto en la economía global y sobre todo en China”, dijo Scott Ladner, director de inversiones para Horizon Investments. “No es como que no vaya a haber ningún impacto. Es que no creemos que el impacto vaya a durar mucho tiempo o sea tan grave que no pueda haber políticas gubernamentales que ayuden a contrarrestarlo”.

Aunque los analistas bursátiles se podrían sentir confiados de que se puede contener el impacto económico, los expertos en salud pública todavía no saben qué rumbo tomará el brote de coronavirus. De hecho, siguen tratando de resolver preguntas básicas sobre el nuevo virus, como qué tan fácil se propaga y qué tan letal es.

___

Johnson informó desde Seattle y Cheng desde Londres. El periodista de The Associated Press Alex Veiga en Los Ángeles contribuyó a este despacho.