AP NEWS
ADVERTISEMENT
Related topics

Confinamiento agudiza desigualdad en zonas pobres de Francia

April 26, 2020 GMT
Unas personas esperan recibir alimentos y otros productos básicos entregados por organizaciones voluntarias como ACLEFEU en Clichy-sous-Bois, un suburbio de bajos recursos en la periferia de París, Francia, el 22 de abril de 2020. (AP Foto/Francois Mori, File)
Unas personas esperan recibir alimentos y otros productos básicos entregados por organizaciones voluntarias como ACLEFEU en Clichy-sous-Bois, un suburbio de bajos recursos en la periferia de París, Francia, el 22 de abril de 2020. (AP Foto/Francois Mori, File)

CLICHY-SOUS-BOIS, Francia (AP) — Djemba Diatite se formó junto con otras 1.000 personas en la fila durante horas para recibir alimentos y productos para su familia, agradecida por la entrega de frutas, verduras y jabón. Era la primera vez que aceptaba caridad, pero no tenía otra opción. La pandemia de coronavirus ha trastornado su mundo.

Con los mercados al aire libre cerrados por todo París, los precios de los supermercados se dispararon, un marido sin trabajo, dos hijos que alimentar y otro en camino, Diatite dijo que incluso los tomates ahora eran demasiado caros.

“Esta es mi única solución”, dijo, aliviada de que un grupo local en su suburbio de Clichy-sous-Bois en París interviniera con ayuda.

ADVERTISEMENT

Clichy-sous-Bois, donde comenzaron los violentos disturbios en todo el país en 2005, está a solo 23 kilómetros (14 millas) al noreste de la capital francesa, pero con hileras de complejos habitacionales, jóvenes inquietos y residentes tambaleándose en la línea de pobreza, se siente que está a años luz de distancia.

El alcalde, al ver una crisis inminente desencadenada por la escasez de alimentos, hizo sonar la alarma, y con el descontento hirviendo en los barrios pobres, el gobierno francés anunció 39 millones de euros (unos 42,1 millones de euros) para las comunidades necesitadas.

Brindar ayuda alimentaria podría ser el problema de larga data más fácil de solucionar en las zonas marginadas y con enorme población migrante que rodean las grandes ciudades de Francia. Líder tras líder intentó y fracasó para encontrar remedios para viviendas a menudo deterioradas y estrechas, delincuencia crónica, un próspero comercio de drogas y, sobre todo, la discriminación arraigada contra las minorías que limita sus perspectivas laborales en Francia.

Algunos residentes dicen que se sentían ya confinados años antes de que Francia impusiera estrictas medidas de bloqueo de coronavirus el 17 de marzo.

“Siento que la crisis social está creciendo con el encierro”, dijo el alcalde de Clichy-Sous-Bois, Olivier Klein.

“Vemos a muchas personas necesitadas, con urgencia, de una manera que nunca hemos visto”, dijo a la radio France Info. “En estos barrios tensos, la chispa más pequeña puede provocar aún más tensión”.

Junto con la crisis alimentaria, ha habido violencia dispersa, con jóvenes que atacan a la policía en enfrentamientos que terminan en nubes de gases lacrimógenos.

___

Ganley informó desde París.

ADVERTISEMENT