AP NEWS
Related topics

Nueva jornada de protestas en Irak deja 7 muertos

October 26, 2019
1 of 2
Un manifestante herido es trasladado a un hospital durante una protesta en Bagdad, Irak, el sábado 26 de octubre de 2019. (AP Foto/Khalid Mohammed)
1 of 2
Un manifestante herido es trasladado a un hospital durante una protesta en Bagdad, Irak, el sábado 26 de octubre de 2019. (AP Foto/Khalid Mohammed)

BAGDAD (AP) — Al menos otros siete manifestantes iraquíes murieron el sábado en enfrentamientos con fuerzas de seguridad en Bagdad y el poblado sureño de Nasiriya, de acuerdo con funcionarios, al tiempo de que miles de personas participaron en protestas contra el gobierno realizadas a nivel nacional.

Los nuevos incidentes violentos aumentaron el número de manifestantes muertos a 49 en dos días de marchas, según un conteo de The Associated Press. La Alta Comisión de Derechos Humanos iraquí, una agencia semioficial que registra los actos de violencia en otras ciudades del sur de Irak, indicó que la cifra de fallecidos se ha elevado a 63.

Miles de manifestantes trataron de ingresar a la llamada Zona Verde, una zona de Bagdad muy bien fortificada donde se encuentran embajadas y oficinas de gobierno.

Las fuerzas de seguridad lanzaron gas lacrimógeno cuando los manifestantes intentaron retirar barreras de protección conocidas como muros de explosión en un puente que lleva al distrito gubernamental. Al caer la noche, las fuerzas de seguridad obligaron a los manifestantes a replegarse en la Plaza Tahrir, una glorieta del centro de la capital del país.

“Quiero el cambio. Quiero expulsar a todos esos corruptos que duermen en la Zona Verde y que dispararon gas lacrimógeno y balas de goma contra nosotros”, indicó Fares Mukhaled, un manifestante de 19 años que se hallaba sentado y sin calzado en la plaza, donde han sido instaladas algunas tiendas de campaña.

Cuatro personas murieron al ser impactadas por latas de gas lacrimógeno en Bagdad, revelaron funcionarios médicos y de los cuerpos de seguridad.

Otro funcionario médico dijo que tres manifestantes murieron al ser baleados por guardias de seguridad cuando irrumpieron en la oficina de un funcionario provincial de Nasiriya. El poblado, ubicado en una región principalmente chií, ha sido escenario de protestas particularmente violentas en las últimas semanas y en el cual se impuso el viernes un toque de queda de 24 horas _al igual que en la ciudad sureña de Basra.

Al menos 149 personas perdieron la vida en una oleada de protestas registradas a inicios de este mes. Las marchas espontáneas y sin líderes van dirigidas contra la clase política dirigente _que asumió el poder después de una invasión encabezada por Estados Unidos_ a la cual muchos culpan de llevar al país a una espiral de corrupción y pésimos servicios públicos.

Las protestas contra el gobierno, dominado por chiíes, se han concentrado mayormente en áreas chiíes. En algunas se ha criticado la influencia iraní sobre las decisiones de las autoridades iraquíes.

“Irak es libre. ¡Fuera Irán, fuera!”, corearon algunos de los manifestantes en la Plaza Tahrir.

El ministerio del Interior y el ejército iraquí publicaron comunicados el sábado en los que señalaron que algunos de los manifestantes han aprovechado las protestas para perpetrar ataques contra edificios gubernamentales y oficinas de partidos políticos.

El ministerio subrayó que algunos de sus miembros murieron cuando la policía se enfrentó con manifestantes violentos, pero no especificó cuántos. El ejército advirtió que, apegado a la ley, tomará las medidas necesarias para lidiar con quienes calificó de “saboteadores”.

El viernes, la policía iraquí disparó gas lacrimógeno, balas de goma y municiones para dispersar a los manifestantes que se habían reunido en la plaza Tahrir y después intentaron cruzar un puente que lleva a la muy fortificada Zona Verde, donde se ubican oficinas gubernamentales iraquíes y la embajada de Estados Unidos.

Los asistentes a las protestas han sido en su mayoría hombres jóvenes y desempleados que exigen empleos y mejores servicios públicos. Jóvenes mujeres aparecieron entre los manifestantes en Bagdad por primera vez el sábado, algunas de ellas distribuyendo agua entre los presentes.