ADVERTISEMENT
Related topics

Rusia lleva invasión de Ucrania a las afueras de la capital

February 25, 2022 GMT
Varias personas descansan el jueves 24 de febrero de 2022 en una estación del metro de Kiev, utilizada como refugio antibombas. (AP Foto/Emilio Morenatti)
Varias personas descansan el jueves 24 de febrero de 2022 en una estación del metro de Kiev, utilizada como refugio antibombas. (AP Foto/Emilio Morenatti)
Varias personas descansan el jueves 24 de febrero de 2022 en una estación del metro de Kiev, utilizada como refugio antibombas. (AP Foto/Emilio Morenatti)
1 of 2
Varias personas descansan el jueves 24 de febrero de 2022 en una estación del metro de Kiev, utilizada como refugio antibombas. (AP Foto/Emilio Morenatti)
1 of 2
Varias personas descansan el jueves 24 de febrero de 2022 en una estación del metro de Kiev, utilizada como refugio antibombas. (AP Foto/Emilio Morenatti)

KIEV, Ucrania (AP) — Rusia llevó su invasión de Ucrania a las afueras de la capital el viernes tras perpetrar ataques aéreos contra ciudades y bases militares y enviar soldados y tanques desde tres costados del país, en un ataque que podría reescribir el orden de la seguridad mundial posterior a la Guerra Fría.

Se escucharon explosiones antes del amanecer en Kiev mientras los gobernantes de países occidentales programaban una reunión de emergencia y el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy suplicaba ayuda internacional. La naturaleza de las explosiones no estaba del todo clara, pero ocurrieron en medio de señales de que la capital y la ciudad más poblada de Ucrania estaba cada vez más amenazada tras un día completo de combates que dejó a más de 100 ucranianos sin vida.

Zelenskyy dijo que el gobierno tenía información de que “grupos subversivos” estaban acercándose a la ciudad, y el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken señaló que Kiev “bien podría estar bajo asedio” en lo que Washington cree que es un intento descarado del presidente ruso Vladimir Putin de desmantelar el gobierno y reemplazarlo con su propio régimen.

ADVERTISEMENT

El secretario de Defensa estadounidense Lloyd Austin comentó a los legisladores en una llamada telefónica que las fuerzas mecanizadas rusas que entraron desde Bielorrusia estaban a unos 32 kilómetros (20 millas) de Kiev, según una persona al tanto de la llamada.

La invasión representa la guerra terrestre más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, y fue anticipada durante semanas por Estados Unidos y sus aliados occidentales, pero de todas formas Putin la emprendió ante la condena internacional y una oleada de sanciones. Mientras los misiles rusos bombardeaban ciudades y bases militares, los líderes del gobierno ucraniano pedían ayuda y sanciones duras contra Rusia. Los civiles se subían a trenes y automóviles para huir y los huéspedes de un hotel recibieron instrucciones de refugiarse en momentos en que se escuchaban explosiones en Kiev.

Las autoridades ucranianas dijeron que ya habían perdido el control de la central nuclear de Chernóbil, escenario del peor desastre en una planta atómica en el mundo.

“Rusia se ha embarcado en el camino del mal, pero Ucrania se está defendiendo y no renunciará a su libertad”, tuiteó el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy. Con cada vez menos poder, pidió el jueves sanciones aún más severas que las impuestas por los aliados occidentales y ordenó una movilización militar total con vigencia de 90 días.

Zelenskyy dijo en un discurso por video que habían muerto 137 “héroes”, entre ellos 10 oficiales militares, y que otras 316 personas habían resultado heridas. Entre los muertos estaban todos los guardias fronterizos de la isla de las Serpientes, en la región de Odesa, que fue tomada por los rusos.

ADVERTISEMENT

Concluyó un emotivo discurso diciendo que “el destino del país depende totalmente de nuestro ejército, de las fuerzas de seguridad, de todos nuestros defensores”. También dijo que el país había escuchado de Moscú que “quieren hablar del estatus neutral de Ucrania”.

El presidente estadounidense Joe Biden tenía previsto reunirse el viernes temprano con otros líderes de los gobiernos de la OTAN en lo que la Casa Blanca describió como una “cumbre virtual extraordinaria” para hablar sobre la situación en Ucrania.

___

Isachenkov y Litvinova reportaron desde Moscú. Francesca Ebel en Kiev; Angela Charlton en París; Geir Moulson y Frank Jordans en Berlín; Raf Casert y Lorne Cook en Bruselas; Nic Dumitrache en Mariúpol, Ucrania, Inna Varennytsia en el este de Ucrania; y Robert Burns, Matthew Lee, Aamer Madhani, Eric Tucker, Nomaan Merchant, Ellen Knickmeyer, Zeke Miller, Chris Megerian y Darlene Superville en Washington contribuyeron a este despacho.