AP NEWS
Related topics

EEUU-2020: Los primeros problemas surgieron de adentro

February 5, 2020 GMT
El capitán de precinto Carl Voss muestra en su teléfono la aplicación que debía usar para contar los votos del caucus demócrata de DesMoines, Iowa, que no funcionó. Foto del 4 de febrero del 2020. (AP Photo/Charlie Neibergall)
El capitán de precinto Carl Voss muestra en su teléfono la aplicación que debía usar para contar los votos del caucus demócrata de DesMoines, Iowa, que no funcionó. Foto del 4 de febrero del 2020. (AP Photo/Charlie Neibergall)

WASHINGTON (AP) — El gran temor en la antesala de la primera consulta de las primarias presidenciales era que Rusia o algún otro tratase de interferir con las elecciones.

Resultó que el peligro que acechaba estaba mucho más cerca.

Una aplicación para teléfonos presentada justo a tiempo para el caucus del Partido Demócrata en de Iowa causó enormes problemas y demoras en el recuento de votos, generando inquietud en torno a lo que pueda pasar en las elecciones de noviembre.

Esa ansiedad es inquietante. El sistema electoral estadounidense depende de la confianza del ciudadano en que los votos son contados limpiamente y con precisión. Esa confianza se verá minada si la tecnología empleada tiene fallas. Y hay mucha gente --o bots-- lista para explotar esos problemas en las redes sociales, promoviendo teorías conspirativas que afectan más todavía la fe en el sistema.

La aplicación creada para contar los votos de los caucuses falló debido a “un problema con los códigos”, demorando el recuento. Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional y del Partido Demócrata dicen que no hay evidencia de interferencias maliciosas. El descalabro, no obstante, enturbió el arranque de las primarias demócratas y podría sembrar más discordias en sus filas.

“Hay que acordarse de que son adversarios que quieren sacar ventaja de incidentes como este incluso si no tienen nada que ver con esto”, dijo Suzanne Spaulding, exsubsecretaria de la división del Departamento de Seguridad Nacional abocada a la seguridad de las elecciones.

Los esfuerzos por combatir cualquier posible interferencia extranjera incidieron en parte en las complicaciones que hubo en Iowa. Se decidió usar una aplicación en las 1.678 sedes de los caucuses, la cual fue presentada pocas horas antes de las consultas del lunes. El partido decidió no distribuirlas antes para reducir el peligro de que fuesen interceptadas.

Duncan Buell, profesor de computación y experto en la seguridad de las votaciones de la Universidad de Carolina del Sur, dijo que la decisión de esperar tanto fue desconcertante porque es importante ensayar a fondo los sistemas antes de ponerlos a funcionar.

“Las elecciones son siempre procesos caóticos”, dijo Buell. “Es importante emplear sistemas lo más sencillos posible. Esta es una aplicación de software preparada en dos meses, a un costo de 60.000 dólares. Pues, el software es algo complicado”.

Las autoridades estadounidenses dicen que Rusia interfirió en las elecciones del 2016 no solo para ayudar a Trump sino también para minar la confianza de la gente en el proceso democrático.

El propio Trump alimentó las dudas antes de su victoria, insistiendo en que el proceso estaba “arreglado”.

El fiscal especial que investigó la interferencia rusa encausó a 13 rusos acusados de armar una campaña a través de las redes sociales con el fin de dividir a la opinión pública.

El senador republicano Richard Burr dijo que los caucuses no deberían ser tubos de ensayo del sistema electoral, mientras que su colega demócrata Mark Warner sostuvo que el caos en Iowa “revela que no se han tomado las medidas necesarias para proteger la integridad de nuestro sistema electoral”.

Para empezar, no se ha reemplazado equipo vulnerable. Si bien las comunicaciones entre el estado y las autoridades municipales mejoraron, sigue habiendo reticencia a compartir ciertos datos y los vendedores que controlan el equipo se manejan con mucha reserva.

Un aspecto positive en todo esto, si lo hay, es que en Iowa estaban preparados para sobrellevar emergencias, incluidas fallas en la aplicación, según Spaulding.

Los demócratas de Nevada dijeron que no usarán la misma aplicación en los caucuses del 22 de febrero.

La votación del 22 de febrero en New Hampshire es una primaria propiamente dicha, no un caucus. La gente vota con papeletas que en el 85% de las localidades son contadas electrónicamente.

___

Los reporteros de la Associated Press Holly Ramer (Concord, New Hampshire), Kathleen Ronayne (Portsmouth, New Hampshire), Ryan Foley (Des Moines Iowa), Christina Cassidy (Atlanta) y Eric Tucker (Washington) colaboraron en este despacho.