AP NEWS
Related topics

Papa Francisco reemplaza a obispo acusado de abuso en EEUU

July 23, 2019
ARCHIVO - La foto de archivo de 2015 muestra a Michael J. Bransfield, el entonces obispo de la diócesis de Wheeling-Charleston, Virginia Occidental. El papa Francisco nombró el martes 23 de julio de 2019 al obispo auxiliar de Baltimore, Mark Brennan, para dirigir la diócesis de Wheeling-Charleston, en Virginia Occidental, tras un escándalo de acoso sexual a adultos y de derroche del dinero de la institución protagonizado por Bransfield. (Scott McCloskey/The Intelligencer via AP, File)
ARCHIVO - La foto de archivo de 2015 muestra a Michael J. Bransfield, el entonces obispo de la diócesis de Wheeling-Charleston, Virginia Occidental. El papa Francisco nombró el martes 23 de julio de 2019 al obispo auxiliar de Baltimore, Mark Brennan, para dirigir la diócesis de Wheeling-Charleston, en Virginia Occidental, tras un escándalo de acoso sexual a adultos y de derroche del dinero de la institución protagonizado por Bransfield. (Scott McCloskey/The Intelligencer via AP, File)

WHEELING, Virginia Occidental, EE.UU. (AP) — El papa Francisco nombró el martes al obispo auxiliar de Baltimore, Mark Brennan, para que dirija la diócesis de Wheeling-Charleston, en Virginia Occidental, después de un escándalo de acoso sexual a adultos y de dinero derrochado de la institución, protagonizado por su antecesor.

Brennan, de 72 años, sustituye al obispo Michael Bransfield, que renunció en septiembre tras una investigación preliminar sobre las acusaciones de abuso sexual y malversación financiera.

La semana pasada, Francisco relevó a Bransfield de sus labores sacerdotales y le prohibió vivir en la diócesis, además de advertirle que tendrá que pedir disculpas “por parte del daño causado”. Brennan ayudará a decidir el alcance de esas reparaciones y restaurar la confianza de los fieles.

Después de una nueva oleada de acusaciones por supuestos abusos sexuales en Estados Unidos, el escándalo de Bransfield se suma a la crisis de credibilidad de la jerarquía eclesiástica en el país. Varios de los altos cargos de la institución recibieron regalos personales _valorados en decenas de miles de dólares y pagados con fondos de la Iglesia_ de parte de Bransfield durante su etapa en Wheeling-Charleston, que está en uno de los estados más pobres del país.

En sus primeros comentarios después de su nombramiento, Brennan dijo que trabajaría para traer una “verdadera sanación y renovación” a Virginia Occidental. En comentarios a la Revista Católica de la arquidiócesis de Baltimore, dijo que un enfoque principal sería la pobreza en las zonas rurales y las víctimas de la crisis de opioides, que ha golpeado con dureza especial a Virginia Occidental.

“Hay una necesidad inmensa que va acompañada de un deseo inmenso y determinación de revitalizar a la iglesia aquí en Virginia Occidental y en todo el país”, dijo, según una declaración de su nueva diócesis.

Brennan, nativo de Boston y ordenado sacerdote en 1976, estudió español en República Dominicana y completó sus estudios de teología en la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma. Fue designado obispo auxiliar de Baltimore en 2016 y atiende en particular a la comunidad hispana de la ciudad.

Tras la renuncia de Bransfield, Francisco encomendó al arzobispo de Baltimore, William Lori, la supervisión interina de la diócesis y una investigación exhaustiva. Las conclusiones, de las que informó el diario The Washington Post, fueron que Bransfield gastaba fondos de la iglesia en cenas, bebidas alcohólicas, viajes personales y artículos de lujo, así como regalos personales a prelados en Estados Unidos y el Vaticano.

Lori ha dicho que Bransfield pudo salirse con la suya por mucho tiempo porque generó una “cultura de miedo a las represalias” que debilitó los controles normales en la diócesis. Todos los vicarios han renunciado y han regresado al trabajo parroquial y Lori anunció recientemente una nueva auditoría y otras medidas para asegurar la administración cabal de los fondos de la Iglesia.

Bransfield había sido investigado por un presunto incidente de manoseo en 2007. En 2012 quedó implicado por declaraciones en un caso de abusos sexuales por clérigos de Filadelfia. Negó enérgicamente haber cometido abusos y la diócesis dijo que había demostrado la falsedad de las denuncias. Siguió oficiando hasta que presentó su renuncia obligatoria al cumplir 75 años el año pasado.

Con respecto a la investigación de Lori, dijo al Post que “nada de eso es cierto”, pero se negó a decir más por consejo de sus abogados.

La diócesis de Wheeling-Charleston incluye cerca de 75.000 católicos y 95 parroquias y abarca todo el estado de Virginia Occidental.