AP NEWS
Related topics

Tres muertos por reabastecer combustible en Bolivia

November 20, 2019
1 of 3
Partidarios del expresidente Evo Morales se encuentran junto a los soldados que custodian la carretera que conduce a la planta de llenado del estado Senkata, en El Alto, en las afueras de La Paz, Bolivia, el martes 19 de noviembre de 2019. (AP Foto / Natacha Pisarenko)
1 of 3
Partidarios del expresidente Evo Morales se encuentran junto a los soldados que custodian la carretera que conduce a la planta de llenado del estado Senkata, en El Alto, en las afueras de La Paz, Bolivia, el martes 19 de noviembre de 2019. (AP Foto / Natacha Pisarenko)

LA PAZ (AP) — Al menos tres personas murieron y otras 30 resultaron heridas durante un operativo policial y militar para abastecer de combustible a la ciudad de La Paz, con lo que la cifra de fallecidos se eleva a 27 tras cuatro semanas de convulsión política y social en Bolivia.

El Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo informaron el martes sobre la muerte de tres personas. Nadia Cruz, Defensora del Pueblo dijo que los fallecidos fueron identificados como Deybi Posto Cusi, de 31 años, Edwin Jamachi Paniagua y un tercer fallecido aún no identificado.

En tanto, el fiscal Williams Alave explicó que se realizan las autopsias a los cuerpos.

La policía y las Fuerzas Armadas realizaron por la mañana un operativo con un convoy de autos cisternas para transportar combustible hasta La Paz desde la planta de gas en el barrio de Senkata, en la vecina ciudad de EL Alto, tras la escasez que dejó el bloqueo carretero hace cinco días por personas afines al expresidente Evo Morales.

Cruz explicó que en un informe preliminar los fallecidos habrían sido por impacto de arma de fuego. “Se desconoce las circunstancias en que ocurrió el hecho”, agregó.

La representante también pidió la desmovilización de las Fuerzas Armadas a fin de evitar que se produzcan más muertes.

“Es un operativo sorpresa. Nosotros lo que queremos es abastecer a la ciudad. Nosotros esperamos que no haya disturbios en exceso”, dijo el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora a la televisora ATB.

Agregó que unas 23 cisternas lograron pasar para abastecer de combustibles la ciudad.

El ministro de Defensa, Fernando López, aseguró que las Fuerzas Armadas no usaron armas de fuego en el operativo.

Por su parte, las Fuerzas Armadas señalaron en un comunicado de prensa que el operativo fue pacífico y aseguraron que las personas que bloqueaban destruyeron un muro y portones de ingreso de la planta de gas utilizando “explosivos de alto poder ocasionado daños que pueden generar un peligro mayor para la población en caso de una explosión en cadena”.

Imágenes mostraban humo saliendo desde las instalaciones de la planta de gas.

“Mi hermanito está internado dice que le han dado un balazo”, dijo llorando a The Associated Press Juana Lima. Su hermano Milton Lima estaba en el hospital y sería operado en un hospital en EL Alto.

Mientras tanto, la Iglesia católica junto al enviado de Naciones Unidas, Jean Arnault, y el embajador de la Unión Europa, León de La Torre, informaron que lograron acercar a los parlamentarios de todas las bancadas.

Poco después, la senadora Eva Copa, del Movimiento al Socialismo, partido de Morales, informó que en las dos cámaras legislativas sesionarán el miércoles junto con la bancada contraria para acelerar el llamado a elecciones.

La senadora Shirley Franco, critica al MAS, expresó que el acuerdo contempla una nueva elección de autoridades que presidirán Senado y Diputados.

Mientras se llevaba a cabo el operativo de la policía y militares, el representante de la Organización de Estados Americanos (OEA), Rodolfo Piza, se reunió con Jeanine Áñez, quien se declaró presidenta interina tras la renuncia de Morales.

Piza pidió “las garantías básicas para que no vuelva a darse una situación como se dio en las pasadas elecciones”, en referencia a las elecciones del 20 de octubre, en las que Morales se proclamó ganador en medio de denuncias de fraude.

Poco después, una auditoría de la OEA sobre el conteo de votos encontró irregularidades y concluyó que se debían convocar nuevos comicios. La radicalización de las protestas por el resultado electoral y la presión de la policía y las fuerzas armadas llevaron a Morales a renunciar a la presidencia el 10 de noviembre y asilarse en México.

Los manifestantes también piden la renuncia de Áñez y que retorne Morales, quien se fue a México asilado.

Las violentas manifestaciones han provocado 27 muertes. En la víspera falleció un sargento que había sido fuertemente golpeado tras permanecer varios días internado en un hospital, informó la policía.

.