ADVERTISEMENT
Related topics

    Nevadas y pandemia provocan más cancelaciones de vuelos

    January 4, 2022 GMT
    Viajeros usan mascarillas como medida de prevención contra el contagio de coronavirus en el aeropuerto Love Field, en Dallas, el viernes 31 de diciembre de 2021. (AP Foto/LM Otero)
    1 of 2
    Viajeros usan mascarillas como medida de prevención contra el contagio de coronavirus en el aeropuerto Love Field, en Dallas, el viernes 31 de diciembre de 2021. (AP Foto/LM Otero)
    1 of 2
    Viajeros usan mascarillas como medida de prevención contra el contagio de coronavirus en el aeropuerto Love Field, en Dallas, el viernes 31 de diciembre de 2021. (AP Foto/LM Otero)

    Una tormenta invernal que azotó el lunes la región del Atlántico medio de Estados Unidos se combinó con la escasez de trabajadores de las aerolíneas derivada de la pandemia y provocó más cancelaciones o retrasos de vuelos después de las vacaciones de Año Nuevo.

    Más de 3.000 vuelos en Estados Unidos y más de 4.800 en todo el mundo fueron cancelados a última hora la tarde del lunes en la Costa Este, según el servicio de seguimiento FlightAware. Otros 13.000 vuelos estaban retrasados, incluidos más de 6.000 en Estados Unidos.

    Pero las condiciones meteorológicas parecían mejorar: Las compañías aéreas habían cancelado menos de 400 vuelos previstos para el martes en Estados Unidos.

    Sin embargo, los viajeros tuvieron que enfrentarse el lunes a una tormenta invernal que arrojó varios centímetros de nieve sobre el Distrito de Columbia, el norte de Virginia y el centro de Maryland.

    Las cancelaciones y los retrasos se sumaron a la desesperación de los viajeros que intentaban volver a casa durante el fin de semana.

    ADVERTISEMENT

    Jason Pevitt estuvo atrapado en el aeropuerto de Atlanta durante ocho horas —y contando— el lunes por la tarde, tratando de volver a casa en Virginia después de pasar las vacaciones con su familia en Tampa, Florida. Estaba preocupado por el riesgo de contagio de COVID-19 en la terminal.

    American Airlines canceló el vuelo original de Pevitt al Aeropuerto Nacional Reagan de Washington mucho antes de que un temporal de invierno llegara a la zona de Washington el lunes. Volvió a reservar en Delta Air Lines, pero se encontró con más cancelaciones tras una escala en Atlanta, esta vez sin duda debido a la tormenta.

    “Nunca dan una razón para nada. Ese es mi mayor problema”, dijo este joven de 28 años, que trabaja en una empresa de contabilidad.

    Otros viajeros tuitearon a las aerolíneas para quejarse de las cancelaciones de última hora y de los largos retrasos, de la pérdida de maletas y de las horas de espera para contactar al servicio de atención al cliente. Algunos dijeron que habían dormido en los aeropuertos.

    La cifra de vuelos suspendidos en Estados Unidos era de unos pocos centenares al día la semana anterior a la Navidad, y luego se disparó por encima de los 1.000 diarios. Las aerolíneas achacaron la escasez de tripulación a la propagación del virus, incluida la variante ómicron: los nuevos casos se triplicaron en las dos últimas semanas, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

    Las aerolíneas y los pasajeros tuvieron suerte durante varios días con un tiempo mayormente favorable, pero eso cambió cuando una tormenta invernal alcanzó la región del centro-norte de Estados Unidos el sábado y provocó que las cancelaciones se dispararan de nuevo hasta alcanzar nuevos máximos en la temporada de vacaciones.

    Durante el fin de semana se cancelaron unos 5.400 vuelos en Estados Unidos -casi el 12% de todos los vuelos programados- y más de 9.000 en todo el mundo, según FlightAware. Hasta el lunes por la tarde, se habían cancelado unos 18.000 vuelos en Estados Unidos desde la víspera de Navidad.