AP NEWS
ADVERTISEMENT

El líder Thomas sin apuros en jornada de pausa en el Tour

July 26, 2018 GMT
1 of 2
El británico Geraint Thomas, con la casaca amarilla de líder general, cruza por campos de girasoles durante la 18va etapa del Tour de Francia, el jueves 26 de julio de 2018. (AP Foto/Peter Dejong)
1 of 2
El británico Geraint Thomas, con la casaca amarilla de líder general, cruza por campos de girasoles durante la 18va etapa del Tour de Francia, el jueves 26 de julio de 2018. (AP Foto/Peter Dejong)

PAU, Francia (AP) — Arnaud Demare fue recompensado el jueves por resistir en los Alpes y los Pirineos.

Geraint Thomas, en cambio, se prepara para el último combate en las montañas en el Tour de Francia, jugándose su primer título en un Grand Tour.

Un equipo francés finalmente ganó una etapa en este Tour cuando Demare, del Groupama-FDJ, se impuso con solvencia en el sprint a la meta de la 18va fracción, aprovechando que varios de los especialistas no pudieron sobrevivir en las montañas.

El colombiano Fernando Gaviria y el holandés Dylan Groenewegen — ambos con dos victorias en este Tour — abandonaron durante el ascenso al Alpe d’Huez de la 12da etapa. Sus bajas se dieron un día después que Mark Cavendish y Marcel Kittel, quienes entre sí acumulan 44 victorias de etapa en la ronda gala, no pudo conseguir la marca mínima en otro tramo de montaña.

Demare dispuso de tiempo de sobra para celebrar al cruzar la meta abriendo los brazos por delante de su compatriota Christophe Laporte. El noruego Alexander Kristoff entró tercero con el mismo tiempo.

Después de dos agotadores días en los Pirineos, Thomas no tuvo sobresaltos en su séptimo día con la casaca amarilla de líder general. El recorrido de 171 kilómetros (106 millas) entre Trie-Sur-Baise y Pau fue de menos dureza: dos ascensos de moderada categoría y una llegada en un tramo llano.

Thomas mantuvo su ventaja 1 minuto y 59 segundos sobre Tom Dumoulin. Chris Froome, el cuatro veces campeón del Tour y compañero de Thomas en el equipo Sky, se ubica tercero, 2:31 detrás.

Solo quedan dos etapas exigentes: el largo trayecto del viernes por los Pyrenees, incluyendo tres ascensos de primera categoría, y luego la contrarreloj individual del sábado. La carrera culminará el domingo con la procesión en los Campos Elíseos de París.

La 19na etapa arrancará en el pueblo de Lourdes, lugar de peregrinación, y llevará al pelotón a ascensos de leyenda como el Col du Tourmalet y el Col d’Aubisque.

“Saldremos esperando lo peor, pero confiando en lo mejor. ... Será la última etapa de montaña y creo que los rivales tratarán de aprovechar cada oportunidad que tengan”, dijo Thomas. “Pero hemos competido muy bien durante toda la carrera, así que esperamos mantener ese ritmo por un día más”.

Luego que Froome claudicara en el Col du Portet el miércoles, la estrategia de Sky se concentra en que Thomas llegue a París con el amarillo. Eso significa que Froome deberá hacer tareas de gregario.

“Ojalá no tengamos que depender de Froomey. Ojalá podemos hacer un esfuerzo mancomunado y que pueda seguirnos”, dijo Thomas. “Pero el contar con Froomey, es sencillamente fenomenal”.

Quizás la mayor preocupación para Thomas y Froome concierne a la conducta del público. La carrera de ha visto afectados por espectadores que han lanzado escupitajos a los ciclistas e incluso han tratado de sujetarles. Uno de los espectadores se salió de una barrera y estuvo cerca de derribar a Thomas el miércoles.

“Creí que fue un accidente, un fanático demasiado frenético”, dijo Thomas. “Pero cuando volví al hotel y me mostraron las fotos fue algo distinto. No tiene nada de bueno. No es lo que uno espera”.

El colombiano Nairo Quintana, quien en el día anterior brilló con su victoria en el Col du Portet, se llevó un susto cuando sufrió una caída a falta de 104 kilómetros para la meta. Quintana se cambió de casaca y pudo reincorporarse al pelotón

Movistar, el equipo de Quintana, informó que las heridas sufridas por el colombiano — golpes en la cadera, tobillo, hombro y un dedo contusionado — “no tienen alcance mayor”.

Demare dijo que se motivó por una acusación en las redes sociales del velocista alemán Andre Greipel, quien aseguró que Demare se agarró del auto de su equipo en el ascenso al Col du Portet en la 17ma etapa. Demare llegó penúltimo en la etapa del miércoles, pero pudo cumplir con el tiempo mínimo.

Greipel, quien también abandonó en la 12da etapa, se disculpó después en Twitter y explicó que se dejó llevar por información “incorrecta”.

“Quiero darte las gracias por esto”, dijo Demare. “Me le pasé pensando bastante (en Greipel). No es mi mentalidad o mi filosofía (hacer trampa). Trabajé duro en las montañas antes del Tour y el resultado es que pude sobrevivir las etapas de montaña cuando mucho de los sprinters no pudieron”.

Fue la segunda victoria de etapa de Demare en el Tour, ya que ganó la cuarta etapa el año pasado. El previo sprinter francés en ganar dos sprints en el Tour fue Jean-Patrick Nazon en 2003 and 2004.

También fue el primer 1-2 francés en el Tour desde 1978, cuando Jacques Esclassan superó a Yvon Bertin en Saint-Amand-les-Eaux.