AP NEWS
ADVERTISEMENT
Related topics

Líder de Bielorrusia pide mano dura contra opositores

October 27, 2020 GMT
El presidente bielorruso Alexander Lukashenko en Minsk, el 27 de octubre del 2020. (Nikolai Petrov/BelTA Pool Photo via AP)
El presidente bielorruso Alexander Lukashenko en Minsk, el 27 de octubre del 2020. (Nikolai Petrov/BelTA Pool Photo via AP)

KIEV, Ucrania (AP) — El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, llamó el martes a las autoridades a que sancionen a obreros o estudiantes que participaron en protestas contra su reelección.

Estudiantes universitarios abandonaron las aulas para participar en marchas mientras obreros de fábricas se declararon en huelga el lunes, luego de que Lukashenko ignoró los pedidos de que renuncie y rechazó las acusaciones de que las elecciones fueron fraudulentas. Casi 600 personas fueron detenidas en la capital Minsk y otras ciudades.

“Quienes participaron en protestas no autorizadas, violando la ley, deben ser privados del derecho a ser estudiantes”, declaró Lukashenko a funcionarios de su gobierno.

ADVERTISEMENT

Los obreros de fábricas que deseen seguir trabajando “deben emanciparse” de los huelguistas, añadió.

“No hay necesidad de convencer a nadie: ni a los trabajadores, ni a los estudiantes, ni a los médicos, ni a los maestros ni a los funcionarios”, agregó el gobernante. “Este es el momento en que todos deben escoger el camino a seguir para sus vidas”, añadió.

Las protestas son las más amplias y las más insistentes en los 26 años que Lukashenko lleva en el poder. Comenzaron a raíz de las elecciones del 9 de agosto, que según el gobierno Lukashenko ganó holgadamente frente a la opositora Sviatlana Tsikhanouskaya.

La oposición se negó a reconocer los resultados, afirmando que las elecciones fueron fraudulentas. Desde entonces, miles de personas se han volcado a las calles exigiendo la renuncia de Lukashenko.

El mandatario, que ha reprimido toda señal de disenso durante su gobierno, se mofó de las sugerencias de que entable un diálogo con la oposición. En lugar de ello, las fuerzas de seguridad han reprimido las protestas con granadas aturdidoras, gas lacrimógeno, cañones de agua y perdigones de goma, además de detener a manifestantes y activistas. A pesar de todo ello, las protestas persisten.

Lukashenko denunció el martes que ha surgido “una guerra terrorista” contra su gobierno y que los manifestantes, que en su mayoría han sido pacíficos, “se están radicalizando”.