ADVERTISEMENT
Related topics

    Chelsea recibe regalos del Tottenham y lo aventaja por 2-0

    January 5, 2022 GMT
    Kai Havertz, de Chelsea, celebra con sus compañeros de equipo después de anotar el gol inaugural  para su equipo durante la semifinal de la Copa de la Liga de Inglaterra, entre Chelsea y Tottenham en el estadio Stamford Bridge en London, el miércoles 5 de enero de 2022. (AP Foto/Kirsty Wigglesworth)
    Kai Havertz, de Chelsea, celebra con sus compañeros de equipo después de anotar el gol inaugural para su equipo durante la semifinal de la Copa de la Liga de Inglaterra, entre Chelsea y Tottenham en el estadio Stamford Bridge en London, el miércoles 5 de enero de 2022. (AP Foto/Kirsty Wigglesworth)
    Kai Havertz, de Chelsea, celebra con sus compañeros de equipo después de anotar el gol inaugural para su equipo durante la semifinal de la Copa de la Liga de Inglaterra, entre Chelsea y Tottenham en el estadio Stamford Bridge en London, el miércoles 5 de enero de 2022. (AP Foto/Kirsty Wigglesworth)

    LONDRES (AP) — En una noche en que los defensas del Tottenham regalaron goles fáciles, Chelsea retomó la tranquilidad en lo que Romelu Lukaku completa su regreso gradual al equipo.

    Para Antonio Conte, sin embargo, la noche del miércoles le deparó frustración en su regreso a Stamford Bridge, cuatro años después de haber sido despedido por Chelsea. Esta vez, Tottenham cayó por 2-0 en el partido de ida de la semifinal de la Copa de la Liga.

    Un disparo de Kai Havertz a los cinco minutos fue inadvertidamente desviado hacia su propia portería por el colombiano Davinson Sánchez.

    Más absurdo fue el autogol a los 34 minutos, después de que Hakim Ziyech mandó un centro en un tiro libre al área. Sin que hubiera jugadores del Chelsea alrededor de Japhet Tanganga y Ben Davies, ambos se combinaron de forma ridícula para regalar al equipo local su segundo tanto.

    El intento de Tanganga, de despejar con la cabeza rebotó en el hombro de Davies y venció al portero Hugo Lloris.

    ADVERTISEMENT

    “Tratamos de mejorar en la personalidad, de cometer menos errores durante el partido”, dijo Conte. “Buscamos no perder estúpidamente los balones. Es parte de un proceso, y repito, quiero ser muy claro, en estos partidos que hemos jugado desde que estoy a cargo, enfrentamos dificultades, si los analizamos”.

    El cotejo de vuelta será el próximo miércoles en el campo del Tottenham. Pero el viaje al oeste de Londres, a dos meses de que comenzó la gestión de Conte, evidenció la necesidad de reconstruir un equipo que no gana un título desde 2008, cuando conquistó la Copa de la Liga.

    “Este tipo de partido nos puede mostrar la brecha que hay”, añadió el estratega italiano. “Padecimos mucho, y ellos se mostraron más fuertes que nosotros. Desde luego que estamos decepcionados”.

    Coleccionar trofeos — como lo hizo Conte en la Liga Premier y la Copa de la FA— es algo común para el campeón reinante Chelsea. Como también las distracciones ocasionales fuera de la cancha.

    El arrebato de Lukaku en una entrevista de la semana pasada, en la que dijo que estaba inconforme en la forma en que que el técnico Thomas Tuchel lo utilizaba, llevó al equipo a descartar a su fichaje récord para el partido del domingo, un empate ante Liverpool en la Liga Premier.

    De regreso con el equipo, el delantero belga tuvo una primera mitad discreta, con pocos toques hasta que tuvo una oportunidad de cabeza antes del descanso. En la segunda parte, realizó un disparo contenido por Lloris.

    Lo más significativo es que no hubo muestras de desaprobación en su contra por parte de la afición del Chelsea.

    “Siempre estuvo involucrado en jugadas peligrosas”, valoró Tuchel. “Mostró un gran compromiso en el trabajo defensivo, lo cual es importante”.

    Arsenal o Liverpool serán los rivales en la final, pero el desarrollo del duelo semifinal entre ambos se conocerá después de lo previsto. El encuentro fue aplazado a consecuencia del coronavirus.