ADVERTISEMENT
Related topics

Reseña: Craig se despide de Bond en gran “No Time to Die”

September 29, 2021 GMT
En esta imagen difundida por Metro Goldwyn Mayer Pictures, Daniel Craig en una escena de "No Time To Die." (Nicola Dove/Metro Goldwyn Mayer Pictures vía AP)
1 of 11
En esta imagen difundida por Metro Goldwyn Mayer Pictures, Daniel Craig en una escena de "No Time To Die." (Nicola Dove/Metro Goldwyn Mayer Pictures vía AP)
1 of 11
En esta imagen difundida por Metro Goldwyn Mayer Pictures, Daniel Craig en una escena de "No Time To Die." (Nicola Dove/Metro Goldwyn Mayer Pictures vía AP)

Bienvenido de nuevo, señor Bond. Esta es su misión más importante hasta el momento. El destino del negocio del cine depende de su éxito.

Al menos así de altas se sienten las expectativas en torno a “No Time to Die” (“Sin tiempo para morir”). La 25ta aventura de James Bond finalmente llegará a la pantalla un año y medio después de su fecha de estreno original (abril de 2020), y es fundamental para las esperanzas de Hollywood de atraer al público cansado de la pandemia de vuelta a los cines.

Los espectadores ciertamente no quedarán decepcionados con la quinta y última aventura de Daniel Craig como el afable pero ahora maltratado agente secreto. Con 2 horas y 43 minutos, es la cinta más larga de la serie. Grande, impetuosa, explosiva y por ocasiones hasta tierna, asiente con cariño al pasado de la franquicia mientras avanza en cierta medida hacia una era más diversa, menos dominada por los hombres y menos eurocentrista.

ADVERTISEMENT

Y definitivamente proporciona un respiro de la fatigada realidad. El coronavirus no preocupa al mundo de James Bond en “No Time to Die”. Sin embargo, hay muchas otras cosas, desde aterradoras armas biológicas hasta legados familiares de violencia.

Dirigida por Cary Joji Fukunaga, el primer estadounidense a quien se confió esta preciada exportación británica, la película comienza con dos escenas de tono sorprendentemente diferente. La primera es una fría viñeta de terror escandinavo, bellamente filmada por el director de fotografía Linus Sandgren, que presenta temas de niños en peligro y herencias envenenadas que se propagarán a lo largo de la trama.

La segunda ofrece uno de esos breves idilios que Bond ocasionalmente permite. Bond se retira del mundo del espionaje y se relaja en el esplendor italiano con Madeleine Swann (Lea Seydoux). Pero pronto los acordes del tema musical de Billie Eilish resuenan en los créditos iniciales, y Bond vuelve a un terreno más familiar y peligroso.

No todo está bien en el mundo. Hay cepas en la relación de espionaje entre el Reino Unido y Estados Unidos, y una enemistad mortal entre malhechores internacionales. El viejo némesis de Bond, Spectre, y una tripulación rival luchan por el control de Heracles, un arma biológica dirigida al ADN que podría acabar con la humanidad. (Un asesino potencial dentro de nosotros: tal vez el mundo real no esté tan lejos después de todo).

A partir de ahí, es un thriller prolongado pero acelerado con una trama que se retuerce como una doble hélice. Todas las películas de Bond están hechas esencialmente de los mismos ingredientes; lo que las distingue es la química de su combinación. “No Time to Die” tiene todos los elementos necesarios: lugares hermosos, de Cuba a Noruega, y un Londres bello y frío. Hay automóviles magníficos, incluyendo por supuesto un Aston Martin clásico sobrecargado. Y una tecnología genial y ligeramente ridícula: nanobots y un ojo biónico ocupan un lugar destacado.

ADVERTISEMENT

Los guionistas Fukunaga, Neal Purvis, Robert Wade y Phoebe Waller-Bridge (algunos momentos de humor parecen llevar el sello de la creadora de “Fleabag”) modifican satisfactoriamente la receta. Los personajes femeninos están allí para patear traseros en lugar de tentar a Bond, entre ellos la imperturbable agente de la CIA Paloma (interpretada por la actriz cubana Ana de Armas), y Nomi (Lashana Lynch), una espía negra que no tiene tiempo para las trivialidades patriarcales de Bond.

Hay un sentido respetuoso pero divertido de las últimas seis décadas de la serie. Craig ofrece algunos de los diálogos obligatorios: “Bond. James Bond”, levantando una ceja al estilo de Roger Moore. Los malos hablan ruso. El villano con cicatrices en la cara Lyutsifer Safin (Rami Malek) merodea por un bunker despojado que le sirve de guarida y del que el Dr. No estaría orgulloso.

Malek ofrece una actuación silenciosamente amenazadora, aunque una organización benéfica británica, Changing Faces, ha reprendido a los realizadores por equiparar la desfiguración con el mal.

La película tiene una sensación de despedida, como de “juntemos a la banda una vez más”: Bond recluta a viejos camaradas como Moneypenny (Naomie Harris) y Q (Ben Whishaw) para destruir el arma de destrucción masiva.

Este es el acto final de Craig como Bond, un papel que ha desempeñado desde “Casino Royale” en 2006. Los personajes hacen frecuentes referencias a la supuesta decrepitud del agente 007, aunque parece casi indestructible en las escenas de acción entretenidamente elaboradas y a veces visualmente caóticas.

Craig le aportó al personaje una musculatura bien recibida, y también una sensibilidad que se muestra particularmente aquí. Este es un Bond que reflexiona sobre sus errores e incluso habla de sus sentimientos. Uno de los personajes más perdurables del universo cinematográfico ha evolucionado.

Se siente como un buen lugar para terminar. Para el final explosivo, está claro que “No Time to Die” está cerrando un capítulo, si no la historia, de James Bond.

“No Time to Die”, un estreno de MGM, tiene una clasificación PG-13 (que advierte a los padres que podría ser inapropiada para menores de 13 años) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por escenas de violencia y acción, algunas imágenes perturbadoras, breve lenguaje soez y algo de material sugestivo. Duración: 163 minutos. Tres estrellas de cuatro.