ADVERTISEMENT
Related topics

6 palestinos se fugan de prisión de máxima seguridad israelí

September 7, 2021 GMT
Policías y guardias inspeccionan el lugar donde se efectuó una fuga en la prisión de Gilboa, en el norte de Israel, el lunes 6 de septiembre de 2021. (AP Foto/Sebastian Scheiner)
1 of 2
Policías y guardias inspeccionan el lugar donde se efectuó una fuga en la prisión de Gilboa, en el norte de Israel, el lunes 6 de septiembre de 2021. (AP Foto/Sebastian Scheiner)
1 of 2
Policías y guardias inspeccionan el lugar donde se efectuó una fuga en la prisión de Gilboa, en el norte de Israel, el lunes 6 de septiembre de 2021. (AP Foto/Sebastian Scheiner)

TEL AVIV, Israel (AP) — Israel lanzó el lunes una enorme operación de búsqueda en el norte del país y el territorio ocupado de Cisjordania después de que seis prisioneros palestinos escaparon a través de un túnel de una instalación de máxima seguridad, en lo que es la fuga de prisioneros más grande de su tipo en décadas.

La fuga supone un embarazoso fallo de seguridad poco antes del Año Nuevo judío, cuando los israelíes acuden al norte para disfrutar de las playas, los campamentos y el Mar de Galilea. Los prisioneros parecen haberse escondido y no hay indicios de que las autoridades israelíes los consideren una amenaza inmediata.

Los palestinos consideran a los prisioneros detenidos por Israel como héroes de su causa nacional, y muchos celebraron la fuga en las redes sociales. Los esfuerzos por capturar a los fugados probablemente llamarán la atención sobre la coordinación de seguridad de la Autoridad Palestina con Israel, que es profundamente impopular entre los palestinos. No hubo comentarios inmediatos de la Autoridad Palestina, pero el partido Fatah del presidente Mahmud Abás elogió la fuga.

Funcionarios israelíes dijeron que han montado retenes y están realizando patrullajes en la zona. La Radio del Ejército de Israel dijo que 400 prisioneros están siendo trasladados como medida de prevención contra cualquier otro intento de fuga. La radio dijo que los prisioneros se escaparon a través de un túnel de la prisión de Gilboa, al norte de Cisjordania, que se supone que es una de las instalaciones más seguras de Israel.

Una foto difundida por el servicio penitenciario mostraba un estrecho agujero en el suelo de una celda, y se podía ver a las fuerzas de seguridad israelíes examinando un agujero similar justo afuera de los muros de la prisión.

Aparentemente es la mayor fuga palestina de una prisión israelí desde 1987, cuando seis militantes del grupo Yihad Islámica se fugaron de una prisión fuertemente vigilada en Gaza meses antes del estallido de la primera intifada, o levantamiento palestino contra Israel.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, lo calificó de “incidente grave” que requiere el máximo esfuerzo de los distintos cuerpos de seguridad de Israel.

Dijo que estaba recibiendo constantes actualizaciones sobre la fuga de la prisión, que se produjo pocas horas antes de que Israel celebrara el Año Nuevo Judío. No hubo instrucciones para que la gente alterara sus rutinas.

Los medios de comunicación israelíes reportaron que el ministro de Seguridad Pública, Omer Barlev, dijo que los presos probablemente tuvieron “ayuda externa”. Se cree que los presos palestinos utilizan teléfonos móviles de contrabando para comunicarse con personas del exterior, y es posible que los fugados hayan organizado un vehículo de huida.

El comandante de la policía, Shimon Ben Shabo, dijo que los funcionarios han reforzado los centros de llamadas para emergencias en la zona para responder a cualquier informe sobre los presos y que hay “fuerzas disponibles para llegar a cualquier lugar.”

Se sospecha que los fugados se han dirigido a su ciudad natal de Yenín, en la Cisjordania ocupada, a unos 25 kilómetros de distancia. La Autoridad Palestina ejerce poco control en la ciudad, donde los militantes se han enfrentado en las últimas semanas a las fuerzas israelíes. El lunes por la mañana se vieron helicópteros israelíes sobrevolando Yenín.

El Club de Prisioneros Palestinos, que representa a prisioneros y exprisioneros, identificó a los hombres con edades comprendidas entre los 26 y los 49 años.

El más conocido es Zakaria Zubeidi, de 46 años, que fue un destacado dirigente de la Brigada de los Mártires de Al-Aqsa, grupo armado afiliado a Fatah, durante la segunda intifada, entre 2000 y 2005. Posteriormente se le concedió amnistía junto con otros militantes afiliados a Fatah, pero fue detenido de nuevo en 2019 por lo que las autoridades israelíes dijeron eran nuevas sospechas de terrorismo.

Los otros cinco presidiarios eran miembros de la Yihad Islámica, y el grupo de prisioneros dijo que cuatro de ellos cumplían cadena perpetua.

Cientos de partidarios de la Yihad Islámica se manifestaron en Gaza, y el grupo militante envió globos incendiarios a través de la frontera con Israel en apoyo de los presos fugados.

“Este es un gran acto heroico, que causará una fuerte conmoción en el sistema de seguridad israelí”, dijo Daoud Shehab, un portavoz de la Yihad Islámica.