ADVERTISEMENT
Related topics

EEUU pide admitir en juicio fotos de presidente de Honduras

March 3, 2021 GMT
ARCHIVO - En esta fotografía de archivo del 13 de agosto de 2019, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, habla con reporteros al salir de una reunión en la sede de la OEA, en Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin, archivo)
ARCHIVO - En esta fotografía de archivo del 13 de agosto de 2019, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, habla con reporteros al salir de una reunión en la sede de la OEA, en Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin, archivo)
ARCHIVO - En esta fotografía de archivo del 13 de agosto de 2019, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, habla con reporteros al salir de una reunión en la sede de la OEA, en Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin, archivo)

NUEVA YORK (AP) — Fiscales estadounidenses han pedido que se admitan en un juicio algunas fotografías que muestran al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, con personas supuestamente involucradas en el tráfico de drogas.

Las imágenes aparecen totalmente oscurecidas en documentos judiciales, pero fiscales del distrito sur de Nueva York dicen que muestran a CC-4 o co-conspirador número cuatro, que es la forma en que han identificado al mandatario en los procesos penales contra algunos presuntos traficantes.

La fiscalía pidió en esos documentos al juez Kevin Castel que admita las fotografías como pruebas en el juicio a Geovanny Fuentes-Ramírez, un hondureño acusado de narcotráfico que fue arrestado en Miami en marzo de 2020.

Se espera que el juicio arranque el 8 de marzo en la corte del juez Castel, en Nueva York, aunque el abogado de Fuentes-Ramírez pidió el miércoles un aplazamiento de al menos una semana.

Los fiscales han identificado al presidente hondureño como CC-4 una y otra vez en múltiples documentos judiciales, diciendo que fue el ganador de las elecciones presidenciales de Honduras celebradas en 2013. Sin embargo, hasta ahora no existe ningún proceso abierto contra él en Estados Unidos.

Una fotografía supuestamente muestra al presidente Hernández junto a CC-14 y otra junto a CC-3, dos personas que según los fiscales Jacob Gutwillig y Matthew Laroche están involucradas en el narcotráfico en Honduras. Portavoces de la fiscalía no revelaron la identidad de los dos supuestos traficantes.

Los fiscales consideraron en los documentos judiciales que es importante mostrar las fotografías en el juicio para demostrar que todos, incluido el presidente, se conocen y son partícipes de actividad criminal.

Aseguraron que Fuentes-Ramírez contactó a CC-14 desde prisión por correo electrónico. Los fiscales obtuvieron después las fotografías de las cuentas de iCloud e Instagram de CC-14.

Ni CC-14 ni CC-3 se encuentran presos en ningún país, dijeron los fiscales.

En los documentos judiciales de los fiscales, que se encuentran disponibles en el sistema electrónico de la corte, se señala que CC-14 y Fuentes-Ramírez califican al mandatario de “Juancho” en sus chats electrónicos.

Desde hace unos dos años fiscales y traficantes de drogas ya presos han acusado al mandatario Hernández de recibir fondos de parte de narcos para poder financiar campañas electorales y comprar los votos de diputados para lograr ser presidente del Congreso y más adelante del país.

En las últimas acusaciones de cara al juicio, los fiscales han dicho que el mandatario aceptó sobornos de Fuentes-Ramírez a cambio de proteger su laboratorio de cocaína y que además accedió a que las fuerzas armadas ayudaran al traficante a transportar la droga.

ADVERTISEMENT

Hernández ha negado las acusaciones de forma repetida y ha dicho que se basan en mentiras hechas por narcos que buscan vengarse de él y reducir sus sentencias en Estados Unidos.

El nombre del mandatario también fue repetido de forma constante en el juicio a su hermano Tony Hernández, celebrado en la misma corte neoyorquina en 2019. Tony Hernández fue declarado culpable de narcotráfico y se encuentra preso esperando su sentencia.

Avraham Moskowitz, abogado de Fuentes-Ramírez, pidió el miércoles el aplazamiento del arranque del juicio por unos días ya que dijo que los fiscales del caso le entregaron esta semana grabaciones de llamadas desde la cárcel hechas en español y mensajes de correo electrónico escritos en español que necesitan ser traducidos y revisados.