ADVERTISEMENT
Related topics

Tras 25 años, Perú reanuda relaciones con República Saharaui

September 9, 2021 GMT

LIMA (AP) — Perú y la República Árabe Saharaui Democrática reanudaron sus relaciones diplomáticas suspendidas hace 25 años, informó el jueves un comunicado de la cancillería peruana.

La República Árabe Saharaui Democrática es un Estado autoproclamado con reconocimiento internacional limitado que controla alrededor de un tercio del territorio del Sahara Occidental, que en su mayoría está bajo el control de Marruecos.

Lima se suma así a otros países latinoamericanos como Cuba, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Venezuela y Uruguay que reconocen a este estado africano.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas está inspirado “en los principios y propósitos de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas y de conformidad con lo que establece la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”, indica el comunicado de la cancillería peruana.

La decisión del gobierno de Pedro Castillo ha provocado que la oposición en el parlamento unicameral cite en calidad de “urgente” el lunes 13 al canciller Oscar Maúrtua para que explique, de forma presencial, las razones del restablecimiento de las relaciones.

En un oficio enviado al canciller por la comisión de relaciones exteriores del parlamento se indica que la República Árabe Saharaui Democrática “es un ‘no país’, sin dominio territorial efectivo, ni Estado real, vinculado con organizaciones terroristas internacionales que no es reconocido por la gran mayoría de países del mundo, así como tampoco por las Naciones Unidas y que sólo tiene embajadas en 18 países del mundo”.

La comisión de relaciones exteriores, dirigida por el partido fujimorista Fuerza Popular, añade que “este inusitado, súbito y no anunciado acto de reconocimiento pone en grave e innecesario riesgo la estabilidad de las relaciones del Perú con los reinos de Marruecos y España”.

Castillo indicó hace un mes que su política exterior se caracterizará por “el principio de no intervención”, se condenarán los bloqueos unilaterales contra las naciones y se mantendrán relaciones con todos los países del mundo, sin distinción.

Las relaciones con la República Árabe Saharaui Democrática se rompieron en 1996 durante el gobierno del entonces presidente Alberto Fujimori (1990-2000). Se habían iniciado en 1984.