ADVERTISEMENT
Related topics

    Montenegro: Policía y manifestantes chocan en acto religioso

    September 5, 2021 GMT
    Una barricada de neumáticos en llamas colocada por manifestantes para cortar una carretera cerca de Cetinje, Montenegro, el domingo 5 de septiembre de 2021. La policía antimotines de Montenegro empleó gas lacrimógeno el domingo contra manifestantes que hicieron disparos al aire y arrojaron piedras y botellas antes y después del nombramiento del nuevo líder de la Iglesia Ortodoxa Serbia en el país. (AP Foto/Risto Bozovic)
    1 of 2
    Una barricada de neumáticos en llamas colocada por manifestantes para cortar una carretera cerca de Cetinje, Montenegro, el domingo 5 de septiembre de 2021. La policía antimotines de Montenegro empleó gas lacrimógeno el domingo contra manifestantes que hicieron disparos al aire y arrojaron piedras y botellas antes y después del nombramiento del nuevo líder de la Iglesia Ortodoxa Serbia en el país. (AP Foto/Risto Bozovic)
    1 of 2
    Una barricada de neumáticos en llamas colocada por manifestantes para cortar una carretera cerca de Cetinje, Montenegro, el domingo 5 de septiembre de 2021. La policía antimotines de Montenegro empleó gas lacrimógeno el domingo contra manifestantes que hicieron disparos al aire y arrojaron piedras y botellas antes y después del nombramiento del nuevo líder de la Iglesia Ortodoxa Serbia en el país. (AP Foto/Risto Bozovic)

    CETINJE, Montenegro (AP) — La policía antimotines de Montenegro empleó gas lacrimógeno el domingo contra manifestantes que hicieron disparos al aire y arrojaron piedras y botellas antes y después del nombramiento del nuevo líder de la Iglesia Ortodoxa Serbia en el país.

    La ceremonia celebrada en Cetinje, una antigua capital del pequeño balcánico, indignó a los que se oponen a la presencia de la Iglesia Serbia en Montenegro, que declaró su independencia de la vecina Serbia en 2006.

    Cientos de manifestantes se enfrentaron el sábado a la policía en Cetinje en torno a monasterio, donde se celebró la consagración del metropolitano Joanikije después de que el clérigo y el patriarca Porfirie, líder de la Iglesia Ortodoxa Serbia, llegaran en helicóptero, según la cadena estatal RTCG.

    La televisora emitió imágenes de sacerdotes escoltados al monasterio por policías antimotines fuertemente armados, con chalecos antibalas sobre el cuerpo para protegerse.

    ADVERTISEMENT

    Los manifestantes colocaron barreras con contenedores de basura, neumáticos y piedras grandes en un intento de evitar que líderes de la iglesia y cargos públicos llegaran al acto.

    Muchos de los manifestantes, que coreaban “¡Esto no es Serbia!” y “¡Esto es Montenegro!”, pasaron la noche en las barricadas entre reportes de que la policía enviaría refuerzos para romper el bloqueo. Algunos manifestantes dispararon armas de fuego y otros prendieron fuego a neumáticos en un punto para tratar de impedir el paso a la policía.

    Los montenegrinos siguen profundamente divididos en cuanto a los lazos con la vecina Serbia y la Iglesia Ortodoxa Servia, que es la institución religiosa más importante del país. En torno al 30% de los 620.000 habitantes de Montenegro se consideran serbios.

    Tras su ceremonia de nombramiento, el metropolitano Joanikije dijo que “las divisiones se han creado de forma artificial y hemos hecho todo lo que está en nuestro poder para ayudar a eliminarlas, pero eso llevará mucho tiempo”.

    Montenegrinos partidarios de la independencia han pedido que se forme una Iglesia Ortodoxa cristiana separada de la serbia.

    El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, que ha sido acusado por la oposición de Montenegro de intromisión en sus asuntos internos junto con Rusia, felicitó a Joanikije por su confirmación y elogió al gobierno por seguir adelante con la ceremonia pese a los choques.

    En declaraciones a la televisora progobierno Prva en Belgrado, Vucic dijo que Serbia no tiene “aspiraciones” hacia Montenegro, “salvo las mejores y más cercanas relaciones”.

    El gobierno de Estados Unidos instó a todas las partes a “desescalar con urgencia la situación”, según un comunicado de la embajada estadounidense.

    “La libertad religiosa y la libertad de expresión, incluida la asamblea pacífica, deben respetarse”, dijo.

    “Instamos a los ciudadanos a pagar su ira con la policía cuando intenta mantener el orden público y a la policía que sólo emplee los medios necesarios para restaurar la paz”, dijo el comunicado.