Related topics

    Hallan fardos con 6 niños preincas sacrificados en Perú

    February 13, 2022 GMT
    Los arqueólogos trabajan en el sitio donde se encontraron seis momias de niños en Cajamarquilla, cerca de Lima, Perú, el domingo 13 de febrero de 2022. Según los arqueólogos, las momias datan de entre los años 800 y 1200 después de Cristo. (Foto AP/Martin Mejía)
    Los arqueólogos trabajan en el sitio donde se encontraron seis momias de niños en Cajamarquilla, cerca de Lima, Perú, el domingo 13 de febrero de 2022. Según los arqueólogos, las momias datan de entre los años 800 y 1200 después de Cristo. (Foto AP/Martin Mejía)
    Los arqueólogos trabajan en el sitio donde se encontraron seis momias de niños en Cajamarquilla, cerca de Lima, Perú, el domingo 13 de febrero de 2022. Según los arqueólogos, las momias datan de entre los años 800 y 1200 después de Cristo. (Foto AP/Martin Mejía)
    1 of 4
    Los arqueólogos trabajan en el sitio donde se encontraron seis momias de niños en Cajamarquilla, cerca de Lima, Perú, el domingo 13 de febrero de 2022. Según los arqueólogos, las momias datan de entre los años 800 y 1200 después de Cristo. (Foto AP/Martin Mejía)
    1 of 4
    Los arqueólogos trabajan en el sitio donde se encontraron seis momias de niños en Cajamarquilla, cerca de Lima, Perú, el domingo 13 de febrero de 2022. Según los arqueólogos, las momias datan de entre los años 800 y 1200 después de Cristo. (Foto AP/Martin Mejía)

    LIMA (AP) — Arqueólogos que excavan en la segunda ciudad preinca más grande de Perú informaron el domingo que hallaron seis fardos con restos de niños aparentemente sacrificados para acompañar en su viaje “al mundo de los muertos” a un personaje importante enterrado muy cerca y descubierto en 2021.

    El descubrimiento se realizó en Cajamarquilla, epicentro comercial de barro preinca de más de 1.400 años ubicado en un valle apenas a 16 kilómetros al noreste de la plaza de armas de Lima. Junto a las momias de los niños cubiertas con textiles confeccionados con algodón, se hallaron algunos restos óseos que integrarían siete cuerpos de adultos.

    La arqueóloga peruana Yomira Huamán, una de las responsables del proyecto de investigación, dijo a The Associated Press que los recientes hallazgos estaban asociados al cercano sepulcro de otra momia —un hombre de clase alta que se cubría el rostro con las manos— que fue descubierta en 2021 y que murió aproximadamente entre los años 800 y 1.000 después de Cristo.

    ADVERTISEMENT

    La momia descubierta en 2021 estaba cubierta con telas de algodón, tenía amarradas las manos y el cuerpo con una soguilla de vegetales, que protegió su descomposición. Los investigadores creen que podría haber tenido unos 35 años en el momento de su muerte, cuyas causas aún no se conocen.

    “Lo que hemos encontrado ahora serían el séquito de sirvientes, hijos, esposas u otros familiares sacrificados para que acompañen al mundo de los muertos a la momia de la élite descubierta en 2021”, dijo el arqueólogo peruano Pieter Van Dalen quien codirige el proyecto junto a Huamán.

    Huamán explicó que tras el hallazgo de la momia del personaje importante en 2021 consiguieron permiso del Estado para seguir excavando y encontraron el fardo de un niño de uno o dos años de edad. Continuaron trabajando y hallaron el resto de niños junto a adultos con los huesos fracturados, lo que está alimentando una hipótesis de trabajo centrada en el sacrificio humano.

    “¿Qué está pasando, por qué tantos niños?”, se preguntó Huamán. La arqueóloga explicó que Cajamarquilla es una zona que ha sufrido por siglos el impacto de fenómenos climáticos, que provocan desbordes de ríos e inundaciones al igual que en la costa norte del Pacífico de Perú donde otros estudiosos han hallado extensas zonas de sacrificios humanos de niños.

    Huamán, Van Dalen y más de una decena de arqueólogos que excavan allí, forman parte de la facultad de arqueología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, pero también hay otros de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga.

    Los cuerpos de los niños pequeños fueron envueltos con textiles de algodón. “Los textiles también están amarrados con soguillas, como estaba amarrada la momia descubierta en 2021”, refirió Van Dalen, quien junto a Huamán y el resto de colegas trabajaban en medio del extenso complejo arqueológico bajo el sol intenso del verano en el Pacífico sur.

    ADVERTISEMENT

    En los lugares de entierro también se han hallado vasijas de arcilla, roedores peruanos conocidos como cuyes, restos de pescado y de camélidos sacrificados. También se encontró ají, maíz morado, maní y palitos para coser.

    Cajamarquilla fue un centro comercial clave donde residían personas de diversas etnias y estaba en un camino que conectaba zonas de los Andes con centros poblados de la costa del Pacífico. Tiene calles, plazas, laberintos y graneros donde se cree que se desarrollaron diversas actividades ceremoniales y administrativas. En la actualidad la zona está rodeada de barriadas y fábricas.

    Huamán y sus colegas son los únicos que trabajan en medio del gigantesco complejo de barro de 167 hectáreas ubicado en el distrito de Lurigancho-Chosica y en los alrededores de la capital peruana de casi 10 millones de habitantes. Según expertos, las excavaciones en esa zona son aún mínimas y lo conocido no sobrepasa ni el 1% de todo lo oculto bajo la tierra y el polvo.

    Perú es un país con frecuentes descubrimientos arqueológicos de la época Inca y de periodos previos. Los Incas fueron conquistados por los españoles en el siglo XVI. Antes se habían expandido por zonas que incluyen parte de los territorios de Ecuador, Colombia, Chile, Argentina y Bolivia.