ADVERTISEMENT
Related topics

GB amenaza con activar una polémica cláusula del Brexit

October 4, 2021 GMT
El principal negociador de Gran Bretaña para el Brexit, David Frost, se retira de la residencia del primer ministro en el número 10 de Downing Street, en Londres, el miércoles 9 de diciembre de 2020. (AP Foto/Matt Dunham, archivo)
El principal negociador de Gran Bretaña para el Brexit, David Frost, se retira de la residencia del primer ministro en el número 10 de Downing Street, en Londres, el miércoles 9 de diciembre de 2020. (AP Foto/Matt Dunham, archivo)
El principal negociador de Gran Bretaña para el Brexit, David Frost, se retira de la residencia del primer ministro en el número 10 de Downing Street, en Londres, el miércoles 9 de diciembre de 2020. (AP Foto/Matt Dunham, archivo)

MANCHESTER, Inglaterra (AP) — El ministro británico para el Brexit amenazó el lunes con activar una polémica cláusula de ruptura en el acuerdo de divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea, una medida que congelaría las ya frías relaciones entre ambas partes.

David Frost dijo en una reunión del gobernante Partido Conservador que el acuerdo del Brexit —firmado por Gran Bretaña y la UE y que él mismo negoció— estaba socavando la paz en Irlanda del Norte y causando “inestabilidad y trastornos”.

Dijo que a menos que haya cambios importantes en el acuerdo, Gran Bretaña invocará el Artículo 16, una disposición que permite a cualquiera de las partes suspender el acuerdo en circunstancias excepcionales.

Londres ha hecho esa amenaza antes, pero no la ha cumplido. “Pero no podemos esperar para siempre”, advirtió Frost.

La crisis se debe a los acuerdos comerciales para Irlanda del Norte, la única parte del Reino Unido que tiene una frontera terrestre con el bloque de 27 naciones. El acuerdo de divorcio significa que se deben realizar controles aduaneros y fronterizos en algunas mercancías que se mueven entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

ADVERTISEMENT

Las regulaciones buscan evitar que los productos británicos ingresen al mercado único de la UE, que está libre de aranceles para los países miembros, mientras se mantiene la frontera abierta entre Irlanda del Norte e Irlanda, que sí pertenece a la UE. Pero los controles han enfurecido a los sindicalistas de Irlanda del Norte, porque dicen que imponen una burocracia onerosa a las empresas y debilitan los lazos de Irlanda del Norte con el resto del Reino Unido.

Gran Bretaña acusa a la UE de ser innecesariamente “purista” en la implementación del acuerdo, conocido como el Protocolo de Irlanda del Norte, y dice que éste requiere cambios importantes para funcionar.