ADVERTISEMENT
Related topics

    Italia: Fracasan manifestaciones contra el pase COVID

    September 1, 2021 GMT
    Agentes de policía italianos realizan controles en la estación ferroviaria central en Milán, miércoles 1 de septiembre de 2021. El gobierno ha prometido reprimir a manifestantes que intenten bloquear trenes al entrar en vigor la norma que requiere estar vacunado o dar negativo en un test de COVID-19 para poder viajar en medios de transporte de larga distancia interior. (Claudio Furlan/LaPresse via AP)
    Agentes de policía italianos realizan controles en la estación ferroviaria central en Milán, miércoles 1 de septiembre de 2021. El gobierno ha prometido reprimir a manifestantes que intenten bloquear trenes al entrar en vigor la norma que requiere estar vacunado o dar negativo en un test de COVID-19 para poder viajar en medios de transporte de larga distancia interior. (Claudio Furlan/LaPresse via AP)
    Agentes de policía italianos realizan controles en la estación ferroviaria central en Milán, miércoles 1 de septiembre de 2021. El gobierno ha prometido reprimir a manifestantes que intenten bloquear trenes al entrar en vigor la norma que requiere estar vacunado o dar negativo en un test de COVID-19 para poder viajar en medios de transporte de larga distancia interior. (Claudio Furlan/LaPresse via AP)

    ROMA (AP) — La policía superó en número a los manifestantes que se congregaron el miércoles en las grandes estaciones ferroviarias de Italia al entrar en vigor una norma que requiere estar vacunado o dar negativo en un test de COVID-19 para poder viajar en un medio de transporte interno de larga distancia.

    En la víspera, el gobierno del primer ministro Mario Draghi había prometido reprimir a los manifestantes que intentaran bloquear vías de trenes como protesta.

    En la concurrida estación Tiburtina de Roma se presentaron apenas cuatro manifestantes, mientras que en la de Milán, la capital comercial del país, fueron unos 20. En Nápoles se presentó un puñado de gente a protestar.

    En comparación con los cientos de manifestantes que han protagonizado decenas de protestas meses atrás en todo el país, la concurrencia del miércoles fue muy escasa. Los pocos participantes llevaban pancartas con consignas contra la “dictadura de la salud” y “no al pase verde”.

    ADVERTISEMENT

    El gobierno, que intenta contener la trasmisión de la enfermedad en la temporada en que los italianos regresan de las vacaciones de verano, anunció hace varias semanas que los pasajeros deben contar con un “Pase Verde” para abordar vuelos, trenes y buses que viajan entre las regiones.

    El pase certifica que la persona recibió al menos una dosis de vacuna hace más de 15 días, dio negativo en un test en las últimas 48 horas o se recuperó del COVID-19 en los últimos seis meses.

    El requisito se aplica al transporte marino, aunque están exentos los transbordadores que van a pequeñas islas sin otra conexión con el continente y los que viajan entre Sicilia y Calabria, en la punta de la bota italiana.

    También están exentos los buses, tranvías y metros locales. Draghi anunció la norma en momentos en que aumentaban las cifras diarias de contagio y la variante delta empezaba a predominar en Italia.