AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Exfuncionario y socio de “El Chapo” testifica contra él

January 23, 2019
En esta imagen de 2014 cortesía de la fiscalía federal para el Distrito Este de Nueva York, el agente antidrogas Victor Vazquez desciende a un túnel en una de las casas de Joaquín "El Chapo" Guzmán cerca de Culiacán, México, después de que Guzmán y su amante, Lucero Guadalupe Sánchez López ya habían escapado ante el acercamiento de las autoridades. (United States Attorney's Office for the Eastern District of New York via AP)
En esta imagen de 2014 cortesía de la fiscalía federal para el Distrito Este de Nueva York, el agente antidrogas Victor Vazquez desciende a un túnel en una de las casas de Joaquín "El Chapo" Guzmán cerca de Culiacán, México, después de que Guzmán y su amante, Lucero Guadalupe Sánchez López ya habían escapado ante el acercamiento de las autoridades. (United States Attorney's Office for the Eastern District of New York via AP)

NUEVA YORK (AP) — El gobierno estadounidense se esforzó el martes en mostrar el lado sangriento de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

En el trigésimosegundo día del juicio que se celebra en Brooklyn, fiscales estadounidenses interrogaron a un exfuncionario y exsocio de Guzmán sobre al menos seis asesinatos de rivales y traidores que el narcotraficante supuestamente ordenó cuando se encontraba en las montañas en Sinaloa. Dámaso López, de 52 años, habló de cada uno de ellos al responder las preguntas de la fiscal Amanda Liskamm, quien llegó a mostrar un video del interrogatorio que un empleado de Guzmán hizo a un supuesto traidor en 2008 antes de que éste fuera asesinado.

La víctima en el video es Israel Rincón Martínez, conocido como “El Guacho”, quien supuestamente trabajaba para Guzmán antes de pasarse al bando de los enemigos Beltrán Leyva. En el video, disponible en YouTube, se puede ver a Rincón con heridas y moretones en la cara. En casi un monólogo, explica que se vio presionado por el traficante Arturo Beltrán Leyva para trabajar para él.

Liskamm preguntó en un momento dado por los nombres y pséudónimos que usa Rincón en el video.

“¿Quién es ‘la prima’?”, cuestionó.

“Así era como Arturo llamaba despectivamente a mi compadre”, respondió López en referencia a Guzmán.

López también habló del asesinato de su primo, Juan Guzmán Rocha, conocido como “Juancho”, en diciembre de 2011. Explicó cómo “El Chapo” vio que Juancho le había mentido y ordenó secuestrarlo. Uno de sus empleados, “El Oso”, lo secuestró en un aparcamiento público junto a “Güero Bastida”, otro empleado del cartel.

“Ambos fueron muertos”, aseguró López.

El testigo también habló del asesinato de Rodolfo Carrillo, rival de “El Chapo”, en 2004. Carrillo y su esposa murieron a tiros al salir de un cine, explicó. Pedro Pérez, jefe de seguridad de Carrillo era también jefe de la policía y ordenó de inmediato, por radio, la ayuda de agentes federales. López dijo que llegaron tantos agentes de policía a la escena que “El Chapo” le pidió a su socio Ismael “El Mayo” Zambada que pidiera a sus contactos en la policía federal que ordenaran la marcha de los agentes.

En muchos de los asesinatos explicados el martes, López dijo que se encontraba con Guzmán en el momento en que éste los ordenaba o que oía a los empleados del cartel informar a Guzmán sobre los tiroteos cuando éstos ocurrían.

“El Chapo”, uno de los narcotraficantes más conocidos que existen y exlíder del cartel de Sinaloa, se ha declarado inocente de supuestamente acumular una fortuna multimillonaria a través del tráfico de toneladas de cocaína y otras drogas desde México a Estados Unidos. De ser encontrado culpable enfrentaría una posible sentencia a cadena perpetua.

El martes, López dijo que pasó de ser subdirector de seguridad en una cárcel mexicana en la que conoció a Guzmán a fiel empleado del cartel de Sinaloa y padrino de una de las hijas del narco.

El mexicano testificó que conoció a Guzmán en 1999, cuando López era subdirector de seguridad y custodia de la cárcel de Puente Grande, en el estado de Jalisco. Dijo que permitió que Griselda, supuestamente una de las esposas de Guzmán, pudiera entrar a visitarle a pesar de que las normas sólo permitían entrar a una cónyuge, que en este caso era Alejandrina. También le permitió a Guzmán que tuviera teléfono celular. A cambio de éstos y otros favores, “El Chapo” le pagaba, le compró una casa y cubrió los gastos del cuidado médico de un hijo de López que se accidentó.

En el 2000 López renunció a su puesto en la cárcel porque el gobierno federal estaba investigando corrupción en el penal, dijo. Unos meses después Guzmán se fugó de la cárcel dentro del carrito de lavandería. López explicó que en el 2001 se reunió con Guzmán en el estado de Nayarit y que éste le explicó que la fuga “fue algo espontáneo” y que un tal “Chito”, encargado de la lavandería en el penal, fue quien lo sacó en el carrito, se lo llevó al aparcamiento, lo metió en el maletero de su auto y lo sacó así de la cárcel.

Se espera que el testimonio de López prosiga el miércoles.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.