AP NEWS
Related topics

Críticas a tories británicos por cambio de nombre en Twitter

November 20, 2019 GMT
En esta imagen distribuida por ITV, Jeremy Corbyn (derecha) y Boris Johnson, durante un debate electoral emitido en vivo por la televisora, en Salford, Manchester, el 19 de noviembre de 2019. (ITV vía AP)
En esta imagen distribuida por ITV, Jeremy Corbyn (derecha) y Boris Johnson, durante un debate electoral emitido en vivo por la televisora, en Salford, Manchester, el 19 de noviembre de 2019. (ITV vía AP)

LONDRES (AP) — El Partido Conservador británico fue acusado el miércoles de intentar engañar a los votantes al cambiar el nombre de la cuenta de su oficina de prensa en Twitter a “factcheckUK” (“verificación de datos GB”) durante el debate electoral que enfrentó en la víspera al primer ministro, Boris Johnson, y a Jeremy Corbyn, líder del opositor Partido Laborista.

Renombrada para parecer una cuenta de verificación de datos neutral, publicó una serie de tuits respaldando a Johnson durante el debate. Más tarde recuperó su nombre original, “CCHQ Press”, y el logo de la formación en su perfil.

Las organizaciones que tratan de combatir la desinformación política pusieron el grito en el cielo.

“Fue un intento de confundir a los votantes”, dijo a la BBC Will Moy, director ejecutivo del cibersitio de comprobación de datos Full Fact, gestionada desde Londres. “Y creo que es inapropiado y confuso que un partido político serio se comporte así”,

El canciller británico, Dominic Raab, defendió las acciones de su partido alegando que el perfil de Twitter estaba claramente ligado a los conservadores.

“No nos disculpamos por rebatir de inmediato todas las tonterías y mentiras que se dijeron”, declaró Raab a la BBC.

Twitter se comprometió a tomar “medidas correctivas decisivas” contra acciones similares en el futuro. Pero la manipulación de la cuenta en un evento de acto perfil llamó la atención sobre el auge de las campañas digitales.

Todos los partidos dedicaron gran parte de su presupuesto de campaña a internet en su lucha por ganar las elecciones generales del 12 de diciembre.

Pese a los reportes parlamentarios que piden nuevas leyes para combatir la desinformación o regular la forma en la que se dirigen los anuncios online a los votantes, las autoridades británicas no introdujeron cambios significativos en las normas que rigen los anuncios en internet, las redes sociales y la desinformación electoral.

En un reflejo de esta confusión, la Comisión Electoral, que regula las cuestiones de presupuesto electoral, emitió un comunicado advirtiendo que los “votantes tienen derecho a la transparencia e integridad de las campañas antes de una elección”. Sin embargo, destacó que no tiene “ningún papel en la regulación del contenido de la campaña electoral”.

Ante el vacío legal, las campañas rozan cada vez más los límites para llamar la atención. El Partido Conservador se vio envuelto en la polémica a principios de mes al publicar en redes sociales un video con una edición manipulada de una entrevista en televisión a Keir Starmer, un destacado miembro del Partido Laborista. El video había sido alterado para mostrar a Starmer dudando en una respuesta sobre el Brexit, cuando, de hecho, había respondido rápidamente. El presidente de la formación conservadora calificó la pieza de sátira ligera.