AP NEWS
ADVERTISEMENT
Related topics

Golf pasa prueba inicial, sin positivos de coronavirus

June 11, 2020 GMT
Dustin Johnson realiza su tiro de salida al hoyo 14 durante una práctica para el Charles Schwab Challenge en el club Colonial de Fort Worth, Texas, el miércoles 10 de junio de 2020 (AP Foto/David J. Phillip)
Dustin Johnson realiza su tiro de salida al hoyo 14 durante una práctica para el Charles Schwab Challenge en el club Colonial de Fort Worth, Texas, el miércoles 10 de junio de 2020 (AP Foto/David J. Phillip)

FORT WORTH, Texas, EE.UU. (AP) — No es que la Gira de la PGA se esté reanudando simplemente en el lugar donde se quedó.

De cara al torneo Charles Schwab Challenge en el campo Colonial, hay muy poco que se asemeje a la escena del 12 de marzo en The Players Championship, el último certamen que alcanzó a comenzar antes de que la pandemia de COVID-19 paralizara el golf y casi todas las demás actividades en el mundo.

Los jugadores vuelven con una nueva serie de reglas, comenzando con pruebas obligatorias para detectar el coronavirus desde su llegada. Se les tomará también la temperatura, antes de que sus vehículos puedan ingresar siquiera en el aparcamiento.

ADVERTISEMENT

La Gira informó que las 487 pruebas realizadas a golfistas, caddies y personal esencial resultaron negativas.

En el campo, los jugadores realizarán todos los esfuerzos posibles para seguir las normas de distanciamiento social y “mostrar las prácticas más recomendables a fin de jugar golf ante los aficionados que miren la transmisión”, confió la Gira.

Lo bueno es que la actividad del miércoles no se difundió por la TV.

Los jugadores y los caddies se pasaron los palos de mano en mano. Se supone que son los golfistas quienes deben tomar los palos sin ayuda.

Hubo también casos en que los caddies no limpiaban las astas de las banderas ni los rastrillos de las trampas de arena, después de usarlos. Y las reglas de distanciamiento parecieron meras sugerencias.

Fue como un regreso a la normalidad, si es que eso es posible.

“Va a ser muy fácil caer en los viejos hábitos, porque eso es simplemente lo que hemos hecho”, dijo el miércoles Rory McIlroy. “Yo diría al público que estará mirando que dé algo de margen a los jugadores y caddies si se ve por televisión algo que no está muy bien. Tenemos que resolver las cosas sobre la marcha”.

Otra preocupación apunta a lo que pueden hacer los jugadores fuera del campo, incluso cuando tengan un hotel designado. Algunos se hospedarán en casas. Justin Thomas, Rickie Fowler y Jason Dufner cuentan con su propio chef.

La diferencia más evidente es que no habrá espectadores en el campo. El Colonial lucirá como suelen verlo los miembros, salvo por las sogas que demarcarán el fairway, a fin de que los conductores de los carritos y las podadoras sepan por dónde transitar.

Y otra diferencia estará en el número de personas que verán el torneo desde casa.

Pocos deportes han vuelto a la acción en Estados Unidos. Sin mucha competencia, el torneo podría llamar la atención. Resulta atractivo por derecho propio, pues cuenta con participantes como McIlroy, Thomas, Dustin Johnson, Jon Rahm y Brooks Koepka.

ADVERTISEMENT