AP NEWS
Related topics

Uruguay: candidato oficialista admite derrota en elecciones

November 28, 2019
1 of 4
Luis Lacalle Pou, candidato presidencial opositor, se dirige a su simpatizantes en la sede de su partido en Montevideo, Uruguay, el lunes 25 de noviembre de 2019. Pou, del Partido Nacional, alcanzó el jueves 28 de noviembre de 2019 una ventaja indescontable sobre el oficialista Daniel Martínez en el segundo escrutinio que realiza la Corte Electoral de Uruguay del balotaje presidencial. (AP Foto / Santiago Mazzarovich)
1 of 4
Luis Lacalle Pou, candidato presidencial opositor, se dirige a su simpatizantes en la sede de su partido en Montevideo, Uruguay, el lunes 25 de noviembre de 2019. Pou, del Partido Nacional, alcanzó el jueves 28 de noviembre de 2019 una ventaja indescontable sobre el oficialista Daniel Martínez en el segundo escrutinio que realiza la Corte Electoral de Uruguay del balotaje presidencial. (AP Foto / Santiago Mazzarovich)

MONTEVIDEO (AP) — El candidato oficialista Daniel Martínez admitió el jueves su derrota en la segunda vuelta presidencial en Uruguay frente a Luis Lacalle Pou, al tiempo que el escrutinio que realiza la Corte Electoral le daba una ventaja irreversible al opositor.

El tribunal aún no ha proclamado presidente electo ya que resta escrutar el 11% de los circuitos electorales, aunque tras la declaración de Martínez es prácticamente un hecho que el Frente Amplio dejará el poder después de 15 años de gobierno.

“La evolución del escrutinio de los votos observados no modifica la tendencia. Por lo tanto, saludamos al presidente electo Luis Lacalle Pou, con quien mantendré una reunión mañana. Agradezco de corazón a quienes confiaron en nosotros con su voto”, escribió Martínez en la red social Twitter.

Partidarios de Lacalle Pou salieron a las calles a festejar agitando banderas del Partido Nacional, de Uruguay y de otras fuerzas que lo apoyaron en el balotaje.

“Cambiamos a un gobierno que será demócrata, que tendrá valores, que zurcirá las diferencias entre los uruguayos para que seamos todos iguales”, dijo a The Associated Press Aída Araújo, una escribana de 60 años mientras ondeaba una bandera uruguaya y hacía sonar una corneta.

El Partido Nacional, fundado en 1836 y presente prácticamente a lo largo de toda la historia del país, se ha curtido en decenas de derrotas electorales.

El de Lacalle Pou será el sexto gobierno del partido y apenas el segundo desde que Uruguay recuperó la democracia luego de la dictadura militar que gobernó entre 1973 y 1985.

Frente a la sede del sector partidario de Lacalle Pou cientos de automóviles desfilaban haciendo sonar sus bocinas y la llegada de cada dirigente era celebrada con euforia por los militantes.

La compañera de fórmula de Lacalle Pou, Beatriz Argimón, fue recibida con muestras de euforia. Dijo estar viviendo una fiesta de la democracia y prometió impulsar los derechos de las mujeres desde la vicepresidencia. En Uruguay “la pobreza tiene cara de mujer y de niña”, subrayó.

A esta altura del escrutinio, Lacalle Pou, del Partido Nacional, obtenía más de 89.000 votos de diferencia sobre Martínez que se reducirán porque restan escrutar circuitos de Montevideo, donde el candidato oficialista es más fuerte. De todos modos, Martínez no tenía chances matemáticas de ganar la elección a pesar de esa ventaja en la capital uruguaya.

Se estima que entre el viernes y el sábado la Corte Electoral culmine el conteo definitivo de los votos y Lacalle Pou sea proclamado oficialmente presidente electo.

“No sólo es un cambio de gobierno. Ni siquiera es sólo un cambio de partido de gobierno. Es un cambio de época. Empieza un nuevo tiempo político”, dijo a The Associated Press Pablo da Silveira, uno de los colaboradores más cercanos de Lacalle Pou y designado futuro ministro de Educación y Cultura.

El senador Javier García criticó a Martínez por no haber aceptado la derrota el domingo, algo que consideró insólito en la historia institucional uruguaya, pero abogó por dar vuelta la página. “Hay que unir al país. Sucedió, no estuvo bien, pero lo ponemos en la cuenta del olvido”.

Martínez anunció que la tarde del viernes visitará a Lacalle Pou para saludarlo por su victoria.

Los delegados del Partido Nacional que seguían el conteo de votos en la Corte Electoral estallaron en festejos que se viralizaron en las redes sociales.

El escrutinio primario, finalizado la noche del domingo, había arrojado 28.666 votos de ventaja de Lacalle Pou sobre Martínez, equivalentes al 1,2% del padrón electoral.

Lacalle Pou es un abogado aficionado al surf de 46 años, exsenador e hijo del expresidente Luis Lacalle Herrera (1990-1995). Llegó al balotaje como candidato del Partido Nacional pero tras la primera vuelta selló un acuerdo con otras cuatro fuerzas que van desde la derecha a la centroizquierda.

Martínez es un ingeniero aficionado al ciclismo de 62 años y exalcalde de Montevideo.

En la primera vuelta de las elecciones, celebrada el 27 de octubre, Martínez fue el candidato más votado con 39% de los sufragios mientras que Lacalle Pou obtuvo 28,6%.

Sin embargo, tras la votación Lacalle Pou logró el respaldo del Partido Colorado (con 12% de los votos), de Cabildo Abierto (con 11%) y de los pequeños Partido de la Gente y Partido Independiente (1% cada uno).

Durante los tres gobiernos consecutivos del Frente Amplio la economía creció, el poder adquisitivo de los salarios experimentó una fuerte suba y se sancionaron leyes que garantizaron derechos como el casamiento gay, el aborto y la venta de marihuana en farmacias.

Sin embargo, el tercer gobierno de la coalición de izquierda, encabezado por el presidente saliente Tabaré Vázquez, ha tenido problemas importantes y finaliza con un índice de aprobación muy inferior a los anteriores.

Una reforma educativa fracasó, el vicepresidente Raúl Sendic debió renunciar en 2017 jaqueado por casos de corrupción, la inseguridad creció hasta alcanzar un récord de 414 homicidios en 2018, la economía se estancó, se perdieron 50.000 puestos de trabajo, el desempleó subió al 9% y el déficit fiscal trepó al 4,9%.