AP NEWS
Related topics

Se complica Oriente Medio con apertura de embajada de EEUU

May 15, 2018

Ivanka Trump, izquierda, y su esposo Jared Kushner, alto asesor de la Casa Blanca, acuden a la ceremonia de inauguración de la nueva embajada estadounidense en Jerusalén, el lunes 14 de mayo de 2018. (AP Foto/Sebastian Scheiner)

WASHINGTON (AP) — Las perspectivas del presidente Donald Trump de orquestar el acuerdo de paz “del siglo” en Oriente Medio se hundieron aún más el lunes tras la inauguración de la embajada estadounidense en Jerusalén mientras se derramaba sangre de palestinos en Gaza.

Lo ocurrido azuzó las preocupaciones globales de que las políticas estadounidenses estén inclinando a Oriente Medio en general hacia un conflicto más profundo y espinoso.

Al mismo tiempo, Trump está granjeándose el respaldo internacional por sus esfuerzos por llegar a un acuerdo con Corea del Norte, que posee armamento nuclear. Pero sus controversiales decisiones en Oriente Medio están sacudiendo una región donde tradicionalmente los gobiernos estadounidenses han procurado lograr el que tal vez sea su mayor premio diplomático: un elusivo acuerdo de paz entre Israel y los palestinos.

El traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, que Trump ensalzó como “un gran día” para Israel incluso mientras docenas de palestinos morían a manos de soldados israelíes en Gaza, dañó el estatus de Washington como mediador entre ambas partes. Y es la más reciente de una serie de decisiones de Estados Unidos que podrían haber desatado un efecto dominó de consecuencias impredecibles.

“Tradicionalmente hemos tratado de desempeñar un papel de bombero en Oriente Medio. Ahora estamos desempeñando el papel de pirómano”, dijo Ilan Goldenberg, exfuncionario del Departamento de Estado y del Pentágono que dirige el programa para Oriente Medio en el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, un organismo independiente sin fines de lucro que desarrolla políticas de defensa nacional.

El retiro de Trump la semana pasada del acuerdo nuclear con Irán, a pesar de las protestas de sus aliados europeos, parece haber envalentonado tanto a Israel como a Teherán para avanzar con más fuerza hacia una confrontación total. En Siria, el ansia de Trump de retirar a las tropas estadounidenses en cuanto sea derrotado el grupo extremista Estado Islámico ha obligado a los enemigos de Irán a sopesar la posibilidad de que Teherán llenará ese vacío.

Dan Shapiro, exembajador estadounidense en Israel, dijo que Washington no es responsable del hecho de que Irán actúe como “la principal fuente de tensión e inestabilidad en la región”. Pero indicó que la cuestión es saber si el gobierno de Trump tiene una estrategia para hacer frente al gobierno de Teherán ahora que decidió salirse del tratado.

Shapiro, que ahora labora en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en Israel, dijo que a pesar de que algunos aliados estadounidenses como Israel y Arabia Saudí han elogiado que Washington se haya salido del acuerdo, a esa reacción “pronto le seguirá cierto grado de preocupación en torno a si el gobierno está lo suficientemente enfocado, preparado, con el personal necesario y la capacidad de dedicar la atención necesaria mientras al mismo tiempo maneja otro gran desafío en política exterior en Corea del Norte”.

Las autoridades estadounidenses insisten en que el gobierno sigue comprometido en reactivar el estancado proceso de paz palestino-israelí. En un discurso durante la inauguración de la embajada, el yerno de Trump y alto asesor Jared Kushner dijo que Estados Unidos “está preparado para respaldar un acuerdo de paz de cualquier forma en que podamos”.

No se mencionó el hecho de que el equipo de Kushner ha tenido que archivar indefinidamente el largamente esperado plan de paz de Trump en medio de la indignación palestina por el traslado de la embajada, según han dicho varios funcionarios estadounidenses. Desde que Trump reconoció en diciembre a Jerusalén como la capital de Israel y anunció el cambio de la sede diplomática, los palestinos han cortado de hecho todo vínculo con la Casa Blanca, una congelación diplomática poco promisoria para que Trump presente ahora un plan que los palestinos acepten o consideren justo.

___

La periodista Karin Laub de The Associated Press en Amán contribuyó a este despacho.

AP RADIO
Update hourly