AP NEWS
Related topics

Texas afronta una plaga de problemas tras el paso de Harvey

September 3, 2017
Paul England Jr., a la derecha, ayuda a Michael Brown a mover muebles que flotan en la casa inundada de éste último tras el paso de la tormenta tropical Harvey en Port Arthur, Texas, el sábado 2 de septiembre de 2017. (AP Foto/Gerald Herbert)

HOUSTON (AP) — Una ciudad de Texas que perdió su sistema de agua potable debido a Harvey enfrentaba el sábado dificultades para restablecer el suministro, y los bomberos vigilaban una planta química inundada que ha registrado un par de explosiones e incendios desde que el huracán tocó tierra y permaneció inmóvil sobre el estado hace más de una semana.

Las autoridades de Beaumont, localidad de casi 120.000 habitantes, trabajaban para reparar la planta potabilizadora, que quedó inutilizada cuando la crecida del río Neches inundó el principal sistema de admisión y las bombas de respaldo fallaron.

El Cuerpo de Bomberos del Ejército envió bombas, y un equipo de ExxonMobil construyó e instaló una tubería temporal de admisión de aguas en un intento por reabastecer una represa de la ciudad. Exxon tiene una refinería y plantas químicas en Beaumont.

Numerosas personas hicieron una fila el viernes que se extendió más de kilómetro y medio (más de una milla) para conseguir agua embotellada.

En Crosby, en las afueras de Houston, las autoridades mantenían la vigilancia sobre la planta Arkema, donde tres remolques que contienen sustancias altamente inestables se incendiaron en los últimos días, lo que causó humo negro y denso así como flamas que alcanzaron gran altura.

Una portavoz de la jefatura de bomberos del condado Harris descartó que hubiera incendios activos en la instalación, pero se mantenía la vigilancia sobre otros seis remolques.

La ciudad de Houston, castigada con inundaciones tras el paso de Harvey, comenzó a sepultar a sus muertos y adoptar medidas con vistas a una recuperación que durará mucho tiempo. El distrito escolar indicó que 12.000 estudiantes serían enviados a escuelas distintas debido a los estragos que las inundaciones causaron a las aulas.

Las autoridades calculan que al menos 156.000 viviendas fueron dañadas por las anegaciones en el condado Harris, que incluye a Houston, la cuarta ciudad más grande de la nación.

De acuerdo con funcionarios, por lo menos 44 personas murieron debido al temporal. Los bomberos de la comunidad de New Waverly, a 88,5 kilómetros (55 millas) al norte de Houston, dijeron que un bebé de seis meses desapareció y quizá murió arrastrado por una corriente que lo arrancó de los brazos de sus padres cuando la familia salió de su camioneta para escapar de una inundación el domingo pasado, reportó el periódico Houston Chronicle.

Kim Martinez, de 28 años, esperaba la llegada de los ajustadores de seguros a su vecindario de clase media Southbelt/Ellington, en el sureste de Houston, que quedó devastado.

Martinez, que tiene dos hijos, había recibido a varios invitados para ver la pelea de box entre el estadounidense Floyd Mayweather y el irlandés Conor McGregor el sábado pasado, pero las inundaciones obligaron a que unas 15 personas se subieran al ático.

Todos escaparon al día siguiente. Siete menores fueron rescatados por un vecino provisto de una embarcación. Las mujeres y un pastor alemán de 52 kilogramos (115 libras) utilizaron juguetes inflables para nado, y los hombres nadaron o caminaron en medio del agua que les llegaba a los hombros.

“Uno puede estar preparado para todo pero no para una tormenta monstruosa como Harvey”, dijo Maria Martinez, de 63 años, madre de Kim Martinez.

Valerie Williams regresó a su vivienda dañada por las inundaciones pero encontró que el lodo cubría las paredes y todo estaba destruido, salvo la mesa del comedor.

“La gente dice que reza por nosotros y cosas así. Bueno, agradecemos las oraciones. De verdad. Pero lo que necesitamos es asistencia”, afirmó Williams.

Otras personas también solicitaban ayuda para enfrentar una difícil recuperación.

“Rezo porque nos ayuden en este preciso momento para que yo pueda superar esto, dejarlo atrás, y no pensar en lo ocurrido”, declaró Georgia Calhoun, cuya familia duerme en colchones de aire dentro de su casa dañada después de desechar los muebles estropeados.

___

Los periodistas de The Associated Press Jeff Amy y Johnny Clark, en Beaumont, Texas; Frank Bajak, Jason Dearen, Elliot Spagat y Tamara Lush, en Houston; Adam Kealoha Causey, en Dallas; y Tammy Webber, en Chicago, contribuyeron a este despacho

All contents © copyright 2019 The Associated Press.All rights reserved.