AP NEWS
Related topics

García Márquez, con ganas de irse a casa

April 6, 2014
Gonzalo García, izquierda, hijo del escritor colombiano y Nobel de literatura Gabriel García Márquez, habla con la prensa afuera del hospital donde su padre está siendo atendido, en la Ciudad de México, el sábado 5 de abril de 2014. (Foto AP/Marco Ugarte)
Gonzalo García, izquierda, hijo del escritor colombiano y Nobel de literatura Gabriel García Márquez, habla con la prensa afuera del hospital donde su padre está siendo atendido, en la Ciudad de México, el sábado 5 de abril de 2014. (Foto AP/Marco Ugarte)

MEXICO (AP) — El Nobel de literatura Gabriel García Márquez mantiene una buena evolución y desea salir del hospital en el que está hace seis días.

“Está bien, con ganas de irse a casa”, aseguró su hijo Gonzalo García Barcha tras señalar que, de seguir así, los médicos tienen programado darle el alta el próximo martes.

“Está tranquilo, evolucionando bien”, había dicho horas antes.

El escritor colombiano de 87 años, residente en México desde hace décadas, fue ingresado el pasado 31 de marzo en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán con un cuadro de deshidratación y un proceso de infección pulmonar y de vías urinarias, según el único parte médico oficial que se ha dado a conocer.

Desde entonces se le comenzó a tratar con antibióticos y rápidamente respondió bien a ellos, aseguró su familia.

De hecho, el viernes, según contó su chofer y asistente, Genovevo Quiroz, se encontraba de buen humor e incluso preguntó qué hacían tantos periodistas en la puerta del hospital.

“Dice que si están ustedes locos, que vuelvan a trabajar”, afirmó Quiroz.

García Márquez es uno de los escritores en lengua española más reconocidos del mundo. Su obra cumbre, “Cien años de soledad”, ha vendido cerca de 50 millones de copias y ha sido traducida a más de 40 idiomas, según la Real Academia de la Lengua.

Recibió el premio Nobel en 1982. Sus novelas se han vendido más que cualquier otro libro en español, a excepción de la Biblia.

Desde que se conoció la noticia de su hospitalización, se multiplicaron las muestras de solidaridad, sobre todo en las redes sociales, y a su domicilio no dejaron de llegar mensajes deseándole una pronta recuperación.