Related topics

    Escasez de fórmula láctea para bebés se extiende por EEUU

    May 10, 2022 GMT
    La leche de fórmula para bebés se exhibe en los estantes de una tienda de alimentos el martes 10 de mayo de 2022, en Carmel, Indiana. (AP Foto/Michael Conroy)
    La leche de fórmula para bebés se exhibe en los estantes de una tienda de alimentos el martes 10 de mayo de 2022, en Carmel, Indiana. (AP Foto/Michael Conroy)
    La leche de fórmula para bebés se exhibe en los estantes de una tienda de alimentos el martes 10 de mayo de 2022, en Carmel, Indiana. (AP Foto/Michael Conroy)
    La leche de fórmula para bebés se exhibe en los estantes de una tienda de alimentos el martes 10 de mayo de 2022, en Carmel, Indiana. (AP Foto/Michael Conroy)
    La leche de fórmula para bebés se exhibe en los estantes de una tienda de alimentos el martes 10 de mayo de 2022, en Carmel, Indiana. (AP Foto/Michael Conroy)

    WASHINGTON (AP) — Los padres de familia en todo Estados Unidos enfrentan dificultades para encontrar fórmula láctea para bebés, ya que los problemas en las cadenas de suministro, junto con una retirada masiva de estos productos por motivos de seguridad, han hecho que muchas de las principales marcas desaparezcan de los estantes.

    Tras meses de escasez en farmacias y supermercados, el desabasto se vio agravado por el retiro de estos productos realizado por Abbott, que en febrero se vio obligada a cerrar su mayor planta de producción de fórmula láctea en Estados Unidos por motivos de contaminación.

    El lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) trabajaba contrarreloj para hacer frente a cualquier posible escasez, y que trataría de agilizar las importaciones de fórmula infantil extranjera para aumentar el suministro.

    ADVERTISEMENT

    El martes, la FDA dijo que trabajaba con fabricantes de Estados Unidos para aumentar su producción y agilizaba el papeleo para permitir más importaciones.

    Por el momento, los pediatras y los trabajadores de la salud recomiendan que los padres que no puedan encontrar leche de fórmula se pongan en contacto con los bancos de alimentos o con los consultorios médicos.

    “Para los bebés que no reciben leche materna, las fórmulas son su único alimento”, explica el doctor Steven Abrams, de la Universidad de Texas, campus Austin. “Así que tienen que contener todos los nutrientes y, además, estar bien preparadas para que sean seguras para los bebés más pequeños”.

    Laura Stewart, una madre de tres hijos de 52 años que vive al norte de Springfield, Missouri, lleva varias semanas teniendo dificultades para encontrar leche de fórmula para su hija de 10 meses, Riley.

    Por lo general, Riley toma una variedad del producto Similac de Abbott diseñada para niños con estómagos sensibles. El mes pasado tuvo que usar cuatro marcas diferentes.

    “Regurgita más. Está más irritable. Suele ser una niña muy feliz”, dijo Stewart. “Cuando tiene la fórmula adecuada, no regurgita. Está perfectamente bien”.

    Una lata pequeña cuesta entre 17 y 18 dólares, y dura entre tres y cinco días, afirma Stewart.

    Como muchos estadounidenses, Stewart depende de WIC —un programa federal similar a los cupones para alimentos destinado para madres e hijos— para poder costear la fórmula para su hija. El retiro de Abbott eliminó muchas marcas cubiertas por WIC, aunque el programa ahora permite sustitutos.

    En un intento por no agotar la existencia de las fórmulas, tiendas como CVS y Walgreens han comenzado a limitar las compras a tres latas por cliente.

    Según Datasembly, una empresa de análisis de datos, en todo el país el 40% de las grandes tiendas están sin existencias, frente al 31% de mediados de abril. Más de la mitad de los estados de Estados Unidos registran tasas de falta de existencias de entre el 40% y el 50%, de acuerdo con Datasembly, que recolecta datos de 11.000 establecimientos.

    La fórmula láctea es particularmente vulnerable a desabastos porque sólo un puñado de empresas proveen casi todos los suministros de Estados Unidos.

    ADVERTISEMENT

    Ejecutivos del sector señalan que la reducción en el abastecimiento comenzó el año pasado, cuando la pandemia del COVID-19 provocó alteraciones en el suministro de los ingredientes, en la fuerza laboral y en el transporte. Los suministros se redujeron más cuando los padres acumularon reservas durante los confinamientos.

    Después, en febrero, Abbott retiró varias marcas importantes y cerró su fábrica en Sturgis, Michigan, cuando funcionarios federales concluyeron que cuatro bebés sufrieron infecciones bacterianas después de consumir fórmula de la instalación. Dos de los infantes murieron.

    Cuando inspectores de la FDA visitaron la planta en marzo, hallaron protocolos de inocuidad laxos y rastros de la bacteria en varias superficies. Sin embargo, ninguna de las cepas bacterianas coincidió con las tomadas de los infantes y la FDA no ha explicado cómo ocurrió la contaminación.

    Por su parte, Abbott dice que su fórmula “probablemente no sea la fuente de infección”, aunque la FDA señaló que la investigación continúa.

    Abbott, con sede en Chicago, dijo que aumenta la producción en sus otras instalaciones para compensar, incluida fórmula enviada vía aérea desde una planta en Irlanda.

    ADVERTISEMENT

    La escasez es particularmente peligrosa para los infantes que requieren fórmulas especiales debido a alergias alimentarias, problemas digestivos y otros padecimientos.

    “Desafortunadamente, muchas de esas fórmulas muy especializadas sólo se producen en Estados Unidos en la fábrica que tuvo el retiro y eso ha causado un enorme problema para un número relativamente pequeño de infantes”, indicó Abrams.

    Después de escuchar las inquietudes de los padres, la FDA dijo el mes pasado que Abbott podía comenzar a proveer algunas fórmulas especiales no afectadas por los retiros “en casos individuales”. La empresa las ofrece sin costo, en coordinación con médicos y hospitales.

    Los defensores de la inocuidad alimentaria indicaron que la FDA tomó la decisión correcta al liberar la fórmula, pero que los padres deberían hablar con sus pediatras antes de usarla.

    “Todavía hay algo de riesgo en la fórmula porque sabemos que hay problemas en la planta y la FDA no ha identificado un origen”, dijo Sarah Sorscher, del Centro para la Ciencia en el Interés Público. “Pero vale la pena liberarla porque estos infantes podrían morir sin ella”.

    No está claro cuándo reabrirá la planta de Abbott.

    La FDA indicó que la empresa todavía trabaja para “rectificar los hallazgos relacionados con los procesos, procedimientos y condiciones”. Otros fabricantes de fórmula para infantes “cumplen o exceden su capacidad para satisfacer la actual demanda”, indicó la agencia.

    ADVERTISEMENT

    Entre otras medidas, la FDA dijo que prescindirá del cumplimiento de temas de etiquetado de productos para menores para aumentar la disponibilidad de productos tanto nacionales como extranjeros.

    ___

    Hollingsworth informó desde Kansas City, Missouri.

    ___

    Matthew Perrone está en Twitter como: @AP_FDAwriter

    ___

    El Departamento de Salud y Ciencia de Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. La AP es la única responsable de todo el contenido.