AP NEWS
Related topics

Corte Suprema de EEUU deroga pena: jurado era todo blanco

May 23, 2016 GMT
Foto de Tyrone Foster, cuya condena a muerte fue derogada el 23 de mayo del 2016 por la Corte Suprema de Estados Unidos porque el jurado no contenía a ningún miembro de raza negra. Foto sin fecha, suministrada por el Departamento Penitenciario de Georgia. (Georgia Department of Corrections via AP)
Foto de Tyrone Foster, cuya condena a muerte fue derogada el 23 de mayo del 2016 por la Corte Suprema de Estados Unidos porque el jurado no contenía a ningún miembro de raza negra. Foto sin fecha, suministrada por el Departamento Penitenciario de Georgia. (Georgia Department of Corrections via AP)

WASHINGTON (AP) — La Corte Suprema de Estados Unidos anuló el lunes la pena de muerte impuesta a un prisionero negro en Georgia, al determinar que las autoridades estatales hicieron que el jurado estuviera integrado solo por gente de raza blanca.

El máximo tribunal, por siete votos a favor y uno en contra, favoreció así a Timothy Tyrone Foster, quien había sido acusado de matar a una mujer blanca.

La decisión subraya la importancia de las normas aprobadas en 1986 para evitar la discriminación racial en los juicios.

El titular del tribunal John Roberts escribió que los fiscales de Georgia “estaban motivados sustancialmente por cuestiones de raza” al excluir a negros del jurado.

Sin embargo el tribunal no limitó las normas según las cuales un tribunal fue puede excluir a gente de un jurado sin tener que dar explicaciones. Thurgood Marshall, el ahora fallecido magistrado de la corte, solía decir que la discriminación racial en la justicia perduraría siempre que esa norma siga en pie.

Esta decisión probablemente desembocará en un nuevo juicio para Foster, quien fue condenado a muerte hace 29 años.

El único voto en contra fue del juez Clarence Thomas, quien aseguró que se deberían respetar las decisiones de los jueces estatales, que habían favorecido a las autoridades locales y habían rechazado los argumentos de Foster.

Cuando el caso fue debatido en noviembre, los jueces no ocultaron su desdén por la manera en que las autoridades de Georgia manejaron el asunto. La magistrada Elena Kagan dijo que el caso representa una violación de las normas “tan clara como cualquier otra en el pasado”.