AP NEWS
ADVERTISEMENT
Related topics

La salida de Messi altera todos los planes del Barcelona

August 27, 2020 GMT
El delantero argentino del Barcelona Lionel Messi se muestra cabizbajo durante el partido de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Bayern Munich, en Lisboa, el viernes 14 de agosto de 2020. (AP Foto/Manu Fernández/Pool)
El delantero argentino del Barcelona Lionel Messi se muestra cabizbajo durante el partido de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Bayern Munich, en Lisboa, el viernes 14 de agosto de 2020. (AP Foto/Manu Fernández/Pool)

MADRID (AP) — La sorprendente decisión de Lionel Messi de marcharse del Barcelona alteró el proyecto de reconstrucción del club sin siquiera haberlo comenzado.

Luego de la ignominiosa derrota 8-2 ante el Bayern Múnich en la Liga de Campeones, el Barcelona prometió “cambios profundos” en su primer equipo.

La premisa era que el crack argentino sería el eje de un Barcelona distinto, con Ronald Koeman como nuevo técnico y la llegada de nuevos jugadores. Pero el método empleado por el equipo para realizar los cambios pudo haber espantado a Messi.

El seis veces ganador del Balón de Oro mantenía una relación tensa con la directiva, algo demasiado evidente durante todo el último curso. Al parecer no le gustó para nada que Koeman le comunicara a varios jugadores clave que no entraban en sus planes.

ADVERTISEMENT

Y lo que pudo haberle irritado más fue que uno de los caídos en desgracia era Luis Suárez, viejo compañero y amigo de Messi. Las familias de Messi y el delantero uruguayo son cercanas, soliendo irse de vacaciones juntas. Se les vio este año en un yate que navegaba la costa de Ibiza, disfrutando de las islas Baleares.

La lista negra de Koeman, según versiones de prensa, también incluyó a Arturo Vidal, Ivan Rakitic y Samuel Umtiti. El técnico quiere mantener a Gerard Piqué y Sergio Busquets, pero se duda del futuro de jugadores que han estado identificados con Messi por mucho tiempo.

Con un equipo repleto de treintañeros, el Barcelona transitó una de sus temporadas más decepcionantes, la primera sin un título desde 2007-08. Luego de la caída ante el Bayern, el club anunció una suerte de revolución.

Koeman se desvinculó como timonel de Holanda y aterrizó en Cataluña para reemplazar a Quique Setién en el banquillo. Se convocaron elecciones presidenciales para el próximo septiembre.

Los cambios empezaron de inmediato, pero las decisiones se tomaron sin tener bien definido el futuro de Messi. Tanto Koeman como el presidente del club Josep Bartomeu dijeron que el proyecto giraría en torneo del argentino.

Incluso después del inesperado anuncio por burofax de Messi, pidiendo salir tras 20 años en el club, los azulgranas no se resignaron en perderle.

Ramón Planes, el flamante director deportivo, salió el miércoles a decir que “nuestra idea es construir un equipo ganador alrededor del mejor jugador del mundo”.

Messi aún no se va, y el Barcelona se resiste a desprenderse de él.

Las partes parecen encaminadas a un litigio legal por la cláusula que Messi esgrimió para pedir su salida libre de costo. En el club dicen que el plazo había expirado y tendrá que esperar hasta junio de 2021. Messi alegará que la cláusula era válida hasta el último día de la temporada, la cual se alargó por la pandemia de coronavirus.

Una larga batalla legal complicaría más los planes del Barcelona, ya que la marcha de Messi les dejaría sin una compensación económica.

Con una temporada que debe comenzar en menos de un mes, nadie tiene idea cómo será el nuevo Barcelona.

ADVERTISEMENT