AP NEWS
ADVERTISEMENT
Related topics

Francia anuncia nuevas medidas contra el virus

August 18, 2020 GMT
Foto tomada el 11 de mayo del 2020 de una persona en el vecindario La Defense de París. (AP Photo/Michel Euler, File)
Foto tomada el 11 de mayo del 2020 de una persona en el vecindario La Defense de París. (AP Photo/Michel Euler, File)

PARÍS (AP) — Francia hizo obligatorio el uso de mascarillas en todos los sitios de trabajo, desde París hasta las fábricas en zonas rurales, en un nuevo intento por frenar la propagación del coronavirus sin afectar la economía.

El anuncio del martes del Ministerio del Trabajo coloca a Francia como uno de los pocos países del mundo en que el uso del cubrebocas es obligatorio en todos los sitios laborales, aunque eso es ya práctica común en los países asiáticos y la costumbre se está extendiendo a otros lugares también.

La medida se anuncia luego que la tasa de infecciones diarias sobrepasó las 3.000 por primera vez desde mayo, y está resurgiendo el número de enfermos en hospitales, unidades de cuidados intensivos y asilos de ancianos. Actualmente Francia tiene una de las tasas de contagio más altas de Europa, y el uso de mascarillas ya era obligatorio en espacio cerrados como restaurantes e incluso en algunos espacios abiertos.

ADVERTISEMENT

A partir del 1 de septiembre la obligación del cubrebocas se aplicará en todos los espacios laborales bajo techo, ya sea de plano abierto, sus pasillos, salas de conferencia y baños, según la nueva normativa. La única excepción es cuando la persona esté sola en una oficina cerrada.

“La información científica más reciente sobre el riesgo de contagio por vía aérea nos obliga a adoptar un principio general del uso sistemático de mascarillas en espacios laborales cerrados”, afirmó Laurent Pietraszewski, secretario de estado para asuntos de seguridad laboral.

Aproximadamente una cuarta parte de los focos de contagio detectados en Francia desde que se levantaron las medidas de confinamiento en mayo estaban ubicados en sitios laborales, según la agencia nacional de salud. Vacaciones familiares, fiestas y otros eventos veraniegos también han provocado brotes de la enfermedad, provocando temores en este país donde ya más de 30.000 personas han fallecido debido a la enfermedad.

La ministra del Trabajo Elisabeth Borne expresó que las nuevas medidas son necesarias para garantizar “la protección de la salud de los trabajadores y la continuidad de nuestra actividad económica”. Ella y Pietraszewski se reunieron el martes con sindicatos antes de anunciar las nuevas medidas.

ADVERTISEMENT